Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

datos del ministerio del interior

La okupación de casas se duplica en solo tres meses en Castellón

Los casos registrados de enero a julio fueron 182, una cifra próxima a los 224 de todo el año pasado

.CASTELLON.PROBLEMAS CON OKUPAS PASEO AVENIDA DE MORELLA 20. .CASTELLON.PROBLEMAS CON OKUPAS PASEO AVENIDA DE MORELLA 20.

Sin freno. Así se encuentra el fenómeno de la okupación en la provincia. Y es que los casos de usurpación de inmuebles se han duplicado prácticamente en tan solo tres meses, pasando de 98 denuncias entre enero y abril a 182 hasta el mes de julio, según datos del Ministerio del Interior. 

Este 2022 se vislumbra como el ejercicio que marcará un nuevo récord en okupación de viviendas en Castellón, pues solo en los primeros siete meses del año ya se han registrado más del 80% de los casos que hubo en todo 2021, con un total anual de 224. El número de asuntos de los que ha tenido conocimiento tanto la Policía Nacional, como también la Guardia Civil, ha ido in crescendo en los últimos cinco años, siendo de 78 en 2017, 82 en 2018, 81 en 2019, 134 en 2020 y 224 en 2021.

Los afectados lamentan la dilación de los procesos judiciales para conseguir el desalojo de sus casas y la sensación general es que hay «más protección al okupa que al legítimo propietario». Así lo perciben víctimas como la castellonense Sara García, quien tiene una casa de veraneo en Extremadura. Recientemente, en una visita a su segunda residencia, descubrió que la habían okupado y, tras recibir asesoramiento legal sobre los pasos a seguir y los plazos para una resolución favorable, tomó la determinación de contratar a una empresa de desokupación. 

«Pagué a una empresa de desokupación"

«No estaba del todo segura de mi decisión, pero viviendo en la otra punta de España, el procedimiento se me hacía aún más complejo. Pagué a la empresa unos 3.000 euros y en menos de una semana mi casa quedó liberada», ha explicado la afectada a este diario. Aún así, García es consciente de que nada garantiza que la situación pueda repetirse en un futuro y reconoce que vive «con miedo» a verse de nuevo en aquella «pesadilla».

La Comunidad de Madrid puso en marcha el pasado 12 de julio el llamado servicio 112 Ocupación para gestionar avisos de ocupación ilegal de viviendas en la región con el objetivo de resolverlas en las primeras horas tras su notificación. Y es que, como indican los expertos, los tiempos de actuación son «clave», cambiando sustancialmente el escenario si transcurren más de 48 horas.

Abogados consultados por Mediterráneo advierten de que hay que acudir a la vía judicial para resolver este tipo de conflictos, aunque admiten que la justicia «es más lenta de lo deseable».

Hay tres tipos de okupación

Ateniendo a los tipos de okupación, pueden distinguirse tres casos distintos: por una parte, está la directa, cuando se produce la llamada patada en la puerta o rotura de bombín --cuando el afectado no tiene acceso a su vivienda--; en segundo lugar está la okupación indirecta, en la que se accede a una casa que está vacía o que es propiedad de un banco; y finalmente, existe un fenómeno cada vez más en auge que es el de la inquiocupación, cuando un alquilado deja de pagar tras haber firmado un contrato (al alza desde la pandemia).

La Generalitat tampoco se libra de las okupaciones y es que, según la Entidad Valenciana de Suelo y Vivienda, hay 1.600 viviendas del parque público con inquilinos irregulares en la Comunitat.

Evolución de la okupación de inmuebles en la provincia. LUIS MARTÍN / JUAN CARLOS GOZALBO

Compartir el artículo

stats