Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La crónica | El Castellón amplía su racha con un apurado empate en Algeciras (0-0)

El equipo de Escobar frenó al cuadro andaluz en una buena primera parte, pero acabó pidiendo la hora

Los jugadores del Castellón lograron frenar al Algeciras en el Nuevo Mirador.

Para acumular siete jornadas consecutivas sin perder han de hacerse muchas cosas bien y el CD Castellón lo ha conseguido al haber mejorado considerablemente sus prestaciones, tanto a nivel defensivo como ofensivo. En Algeciras protagonizó una gran primera parte, maniatando a los andaluces y evitando que se acercaran con peligro a su área. Sin embargo, las lesiones de hasta tres de sus jugadores --César, Mario Barco y Esquerdo-- y las numerosas tarjetas amarillas marcaron los segundos 45 minutos. Por eso, aunque no se pudo marcar, sí se logró frenar al conjunto local y se sumó un ajustado empate ante un rival directo.

El equipo de Sergi Escobar salió al verde con mucha decisión y sin complejos. Una actitud que le permitió mostrar sus credenciales desde el primer minuto con dos claras ocasiones de gol. La primera en un pase de César Díaz a Mario Barco, cuyo lanzamiento desde dentro del área acabó en córner; y la segunda, un remate del manchego tras centro de Javi Moyano, que detuvo Iván Crespo.

El Castellón presionaba alto y conseguía que el Algeciras estuviera anulado en ese inicio tan exigente que esperaba. Y es que el planteamiento del técnico de Almassora fue acertado y sus jugadores tan solo permitieron una tímida llegada del pichichi de Primera RFEF, Álvaro Romero, que el Álvaro Campos despejó con los puños. Fue la única oportunidad clara del conjunto local en el primer tiempo porque en sus intentonas por la banda izquierda --la defendida por Javi Moyano--, Leiva y el propio Álvaro Romero se encontraban constantemente con Sibille y Yac Diori, y veían frustradas sus intenciones.

Superados unos diez minutos de cierta tensión, el Castellón siguió a la suya, atacando con cierto peligro y sus aproximaciones eran de las que hacían que el numeroso público del Nuevo Mirador se llevara las manos a la cabeza. Como sucedió en una falta lateral que lanzó Salva Ruiz con clase para que sacara el portero y que Mario Barco enviaba a córner en segunda jugada. Un lanzamiento que no se ejecutaría ya que el colegiado mandó a los dos equipos al túnel de vestuarios, con las pertinentes quejas de los orelluts.

Dos contratiempos iniciales

El segundo tiempo arrancó con muchos problemas para el Castellón. César Díaz, que estaba siendo uno de los mejores, se quedó en el banquillo y fue sustituido por Bilal; y Mario Barco tuvo que retirarse lesionado, dándole el testigo a Juanto. Dos cambios en la parcela ofensiva que obligaban a Escobar a variar su planteamiento para seguir aspirando a todo.

Mientras el conjunto albinegro se reubicaba, Esquerdo probó fortuna con un lanzamiento desde lejos que detuvo el portero del Algeciras y, acto seguido, Álvaro Campos evitaba el 1-0 al sacar con los pies un fuerte disparo de Leiva.

El partido subía de intensidad por momentos y las amarillas salían constantemente del bolsillo de Busquets Ferrer. Los dos equipos empezaban a estar condicionados por las amonestaciones y, por si fuera poco, a los albinegros se les multiplicaban las lesiones porque Esquerdo tampoco podía acabar el encuentro al recibir una fuerte entrada en el minuto 68.

Escobar dio la oportunidad al joven Koke, demostrando que quería ir a por la victoria, pero las fuerzas se habían equilibrado y las ocasiones empezaron a brillar por su ausencia, limitándose a jugadas a balón parado que se resolvían sin consecuencias o a tímidos lanzamientos en ambas áreas, como una de Juanto que se marchó arriba o un gol de Turrillo, bien anulado por fuera de juego en el minuto 78.

Las expulsiones

Con tantas amonestaciones todo hacía presagiar que no acabarían los 22 sobre el campo. Y así fue. Primero fue expulsado Roni, lo que permitió jugar al Castellón con uno más durante 13 minutos pero sin que el equipo aprovechara su superioridad. De hecho, fue en ese periodo cuando más apretó el Algeciras aunque resolvieron bien los albinegros, que hicieron un importante trabajo defensivo con el que anularon el potencial atacante de su rival.

Luego llegaría la de Kone, que vio una injusta segunda tarjeta con la que Busquets Ferrer compensaba la anterior del Algeciras. El extremo del Castellón ni rozó a su rival en esa jugada, pero su salida permitió que los últimos minutos se volvieran a jugar en igualdad de condiciones. 

En esos últimos compases del encuentro (se dieron cinco minutos de añadido) aún tuvo el Castellón la última cuando Salva Ruiz aprovechaba un pase de Bilal para plantarse en el área, superar a los centrales y lanzar, demasiado suave, el balón a las manos del portero. No hubo tiempo de más y quedó el reparto de puntos.

Compartir el artículo

stats