Los vecinos del poblado de Torre la Sal en Cabanes, que Costas pretende desalojar y derribar, han iniciado una recogida de firmas a través de la plataforma change.org para tratar de paralizar «el derribo abusivo de este pueblo marinero». 

Así lo explican los propios afectados a través de este canal en internet, en el que hacen un llamamiento para no perder sus casas, algunas con un siglo de historia. En tan solo unas horas, la petición, dirigida al Ministerio para la Transición Ecológica del Gobierno, ya contaba con alrededor de 3.000 firmas.

De esta forma, los residentes se unen para hacer un frente común en la «lucha contra esta injusticia». «Las casas están mantenidas en perfecto estado, hay familias que viven todo el año, negocios que son su pan de cada día, turistas que vienen los fines de semana a disfrutar de este rinconcito por su peculiaridad de permanecer siendo un trocito de costa todavía virgen... Hay gente que vive aquí desde siempre y si les quitan su casa ¡no tienen a dónde ir!», dicen.

La medida afecta a cerca de un centenar de personas que, desde el pasado lunes, empezaron a recibir notificaciones de Costas acerca de la incoación del expediente para recuperar estas viviendas, que consideran de domino público marítimo-terrestre, y señalando que están haciendo un «uso abusivo» de estas. Ahora, los afectados preparan las alegaciones oportunas dentro del plazo permitido, con el apoyo del Ayuntamiento de Cabanes.

Muchos de estos inmuebles han ido pasando de generación en generación y forman un poblado muy pintoresco con un gran valor patrimonial y turístico.