Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actuación cofinanciada por los fondos Feder

Ayuntamiento y constructora certifican la buena ejecución de la obra de la calle San Jaime de Almassora

Becsa ejecuta las reformas, que cumplen con lo marcado en el proyecto estipulado

Las obras en la calle San Jaime que ejecuta Becsa avanzan a buen ritmo y cumpliendo lo marcado por el proyecto.

Las obras en la calle San Jaime que ejecuta Becsa avanzan a buen ritmo y cumpliendo lo marcado por el proyecto.

El Ayuntamiento de Almassora y la constructora de las obras de la calle San Jaime certifican la buena ejecución del proyecto, el cual afronta su recta final. Becsa es la encargada de esta última fase de las actuaciones, que cuentan con un presupuesto 580.078,60 euros, cofinanciado por las ayudas Feder de la Unión Europea y el propio consistorio, al 50%.  

Uno de los objetivos de la intervención es concluir la conversión de esta vía en bulevar, con cargo al ejercicio actual. Desde la empresa adjudicataria de los trabajos destacan que están cumpliendo con el plan de pavimentación estipulado, el cual fue diseñado previamente por arquitectos y estaba marcado en el proyecto de obra. 

Diseño sostenible

El departamento de Urbanismo, que dirige Carmina Martinavarro, diseñó un nuevo concepto de vial que reduce el tamaño de la calzada para ceder espacio a una zona ajardinada y aceras amplias que garantizarán también la accesibilidad de personas con discapacidad, carros de la compra y de bebé. No en vano, los más de seis metros de anchura de la calzada inicial se reducen para configurar un renovado concepto de urbanismo en el que se impone la movilidad sostenible. 

Cabe recordar que la configuración de la calle se transformará entre los cruces con Dos de Mayo y San Luis, el tramo donde se ensancha la vía, de manera que conecte con la reciente reforma de esta última calle. El carril bici se incorporará a la red de itinerarios ciclistas de la localidad mediante una vía segregada y la calle mantendrá espacios para aparcamiento.

Sobre las actuaciones en marcha, la edila Martinavarro destaca el correcto avance del calendario de obra y los resultados, pero recuerda que, por el momento, la reforma está «inacabada». Respecto al estado actual, remarca que hay un tratamiento distinto entre la parte ancha y la estrecha que contempla el proyecto y se cumple con las características del diseño.

Esta última fase busca priorizar a los peatones y reducir la velocidad del tráfico en un punto habitual de conductores que exceden el límite señalizado. La remodelación afecta a medio kilómetro de bulevar que premiará a peatones y ciclistas frente al tráfico rodado y aumentará la seguridad. 

Compartir el artículo

stats