El Ayuntamiento de Benicàssim mantuvo una reunión el pasado viernes con representantes de la empresa pública de saneamiento de aguas residuales (EPSAR) dependiente de la Generalitat, con el objetivo de reclamar la construcción de una nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) en el municipio. El encuentro fue presidido por la alcaldesa, Susana Marqués, y contó con la asistencia de la concejala de Medio Ambiente, Elena Llobell, técnicos municipales y el gerente de EPSAR, Juan Ángel Conca, acompañado por técnicos de la empresa.

«La depuradora es una infraestructura esencial que no puede retrasarse más, ya que la actual se construyó hace 25 años para 9.000 habitantes. Ahora somos 18.000, incrementándose nuestra población en los meses de verano, por ello debemos dimensionar y prever la nueva infraestructura con visión de futuro que alcance las necesidades de la ciudad a largo plazo», señaló la alcaldesa, quien «mostró su satisfacción» por cómo había transcurrido la reunión.

Cabe destacar que, en el pleno del pasado mes de septiembre, se aprobó de forma unánime una declaración institucional para solicitar a la Generalitat Valenciana la construcción de una nueva depuradora en la localidad con la finalidad de asegurar en el medio-largo plazo el tratamiento adecuado de las aguas residuales generadas; transitar hacia la economía circular mediante la reutilización del agua depurada para el riego de jardines y, por último, asegurar el crecimiento del municipio.