Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LAS OBRAS TERMINARÁN ANTES DE QUE ACABE EL AÑO

La Todolella ultima la restauración de la ermita de Saranyana

La intervención forma parte de un plan para mejorar la antigua aldea

Un aspecto llamativo de las obras es la cimbra de madera de la bóveda. | ATG ENGINYERS

La Todolella tendrá restaurada la ermita románica primitiva de Saranyana, datada del siglo XIII, antes de acabar el 2021. Los trabajos avanzan a buen ritmo tras la construcción de los arcos y la instalación de la espectacular cimbra de madera en la bóveda del edificio.

El proyecto y la dirección de las obras es responsabilidad del despacho de ingeniería y arquitectura ATG Enginyers SLP. La remodelación tiene por objetivo restaurar el templo y cuenta con la financiación de la Generalitat, con una aportación de 36.000 euros, mientras que el consistorio sufraga los 19.600 restantes, del total de 55.600 con los que está presupuestada la intervención.

Próxima fase

Con esta actuación prácticamente resuelta, el Ayuntamiento, a través de su alcalde, Javier Querol, anuncia la puesta en marcha de una próxima fase de reformas. «Ahora arreglaremos las calles del poblado. Tenemos cerrado el plan y estamos a la espera de conocer la resolución para la financiación, que tendrá un coste de 65.000 euros», puntualiza.

El primer edil destaca la importancia de «consolidar y poner a punto» todo el recinto, «por su valor patrimonial, histórico, cultural y artístico». Asimismo, el munícipe resalta la «importancia» que tiene esta aldea para los vecinos de la Todolella.

Con todo, desde el consistorio se congratulan por las tareas desarrolladas en la ermita que llegarán al final tras un complejo proceso de ejecución. «Ha sido una obra complicada con algunos contratiempos sobrevenidos, pero que, afortunadamente, los técnicos y albañiles han conseguido resolver», detalla Querol del proyecto.

El poblado de Saranyana es un antiguo núcleo de población que en la actualidad está deshabitado. Hasta mediados del siglo pasado todavía había gente viviendo en el lugar. Y es que entre sus calles se pueden encontrar los restos de lo que en su día fue un conjunto con mucha vida. La iglesia, el horno, el ayuntamiento o incluso la prisión son algunos ejemplos de los restos arquitectónicos que todavía se conservan en ese área.

Compartir el artículo

stats