Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

1.500 personas disfrutan los senderos fluviales desde su apertura en el 2020

L'Alcora recuperará los 'tolls' del río para que sean visitables

El Ayuntamiento logra el permiso de la CHJ un año después de cursar la solicitud

Maquinaria disponible para hacer accesibles los ‘tolls’ del río en l’Alcora. Javier Nomdedeu

L’Alcora comenzará en breve los trabajos de limpieza de los tolls del río. Un año después de presentar la solicitud, el Ayuntamiento ha obtenido el permiso de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), según explicó ayer el alcalde, Samuel Falomir.

El objetivo de esta iniciativa es recuperar emblemáticos espacios naturales alcorinos, como el Toll de l’Anoé, les Platgetes, la Grangeta o el Toll de la Roca Morena, entre otros, para que los vecinos y visitantes puedan disfrutarlos. Falomir indicó que limpiarán todo el entorno y los caminos de acceso hasta los tolls, que fueron señalizados el año pasado.

La maquinaria y el personal están preparados para intervenir y el primer edil señaló que «esta iniciativa se enmarca dentro del objetivo del consistorio de recuperar el río para el pueblo», en el que llevan más de un año trabajando. 

Con iniciativas así buscan recuperar el río para el pueblo. Javier Nomdedeu

Acciones previas

El consistorio ha realizado labores de limpieza en este entorno y ha abierto los senderos fluviales del río y el barranco de la Solana de la Foia, que habían sido ocultados por la vegetación invasora, principalmente por la caña. Son intervenciones que han servido para descubrir la belleza de antiguas zonas de baño y esparcimiento que ahora el equipo de gobierno quiere recuperar, y sumar atractivos a la Ruta Natural del Patrimonio Industrial.

La apertura que propició el Ayuntamiento en el 2020 de los senderos fluviales del río Lucena a su paso por l’Alcora cuenta con una «gran aceptación», pues «más de 1.500 personas», tal como confirman fuentes municipales, han disfrutado de estas sendas. 

El munícipe explicó que, con esta iniciativa, después de alrededor de tres décadas, los vecinos y los visitantes «ya pueden volver a disfrutar de estos recorridos y enclaves entrañables y de gran atractivo paisajístico, como la antigua bajada desde la Cubanita que transcurre a lo largo de un acantilado, el Toll de l’Anoé, les Platgetes, La Grangeta o el azut de la Solana, entre otros enclaves».

Además de completar el trazado circular que bordea el río por sus dos riberas, la recuperación ha permitido seguir la ruta por todo el cauce, y enlazar el embalse de La Foia con las rutas fluviales del agua (Figueroles) y el tramo de los molinos hidráulicos (Llucena). 

Compartir el artículo

stats