Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presionarán a las compañías telefónicas para que amplíen y mejoren las infraestructuras en el interior

El Consell se compromete a acabar con la brecha digital en el interior de Castellón "antes de 2025"

Avant anuncia un estudio de zonas sin cobertura para tratar de extender la señal a todo el territorio

Diego Ibáñez, veterinario rural que trabaja por todo el norte provincial, lamenta la falta de cobertura, vital en una urgencia. Javier Ortí

La Generalitat reacciona a la denuncia de alcaldes, empresarios y vecinos de Els Ports que claman ante la brecha digital que impide el progreso de empresas y supone un acelerador para la despoblación y se compromete a presionar a las compañías telefónicas y a analizar las zonas sin cobertura para cubrir todo el territorio.

Hasta el punto de que pone una fecha en el horizonte: «Queremos que en el 2025 ya no haya brecha digital en el interior de Castellón».

Así lo augura la directora general de l’Agenda Valenciana Antidespoblament (Avant), Jeannette Segarra, que detalla que en el 2021 invirtieron 5.643.677 euros en 91 municipios de la provincia en los que aún tenían zonas blancas, es decir, sin banda ancha. Además, adelanta que en lo que queda de año y hasta el 31 de diciembre del 2023 prevén destinar 4.901.587 euros en Castellón para impulsar más acciones contra esta problemática social.

"Entendemos el padecimiento con las familias y vecinos que pueden quedar incomunicados por falta de cobertura, es una situación que nos comprometemos a estudiar para poder solucionar"

Jeannette Segarra - Directora de Avant

decoration

«Durante los últimos siete años hemos avanzado mucho, nuestra lucha continúa diariamente para romper con la brecha digital y vertebrar el territorio, no estamos de brazos cruzados», asegura Segarra, quien insiste en que prosiguen con reuniones con las empresas telefónicas «para que inviertan, amplíen y mejoren la infraestructuras en la zona». 

Además, la alto cargo envía un mensaje directo a habitantes y munícipes de Els Ports: «Empatizamos con la situación y compartimos las demandas de los alcaldes. Entendemos el padecimiento con las familias y vecinos que pueden quedar incomunicados por falta de cobertura, es una situación que nos comprometemos a estudiar para poder solucionar», remarca.

Y anuncia que analizarán «detalladamente las zonas blancas que están sin cobertura para ver cómo extender la señal para cubrir todo el territorio». 

Manuel Monserrat, vecino de la Mata, junto a la antena que, a 300 metros de su masía, les abastece de cable de telefonía fija. En esta posición consigue también cobertura móvil, no así internet. Javier Ortí

Los vecinos urgen soluciones

"La falta de cobertura en el monte puede determinar si se llega o no a una urgencia con un animal. Los ganaderos sufren mucha impotencia cuando ante una necesidad tienen que perder tiempo hasta poder llamar"

Diego Ibáñez - Veterinario rural

decoration

Los vecinos de Els Ports agradecen la respuesta institucional, pero claman para que las soluciones lleguen con urgencia. «Es un tema que se eterniza y las respuestas deben llegar sin demora», destacan.

Los ejemplos de personas que sufren diariamente la brecha digital en el interior de Castellón son múltiples. Uno de ellos es Diego Ibáñez, veterinario rural que trabaja por todo el norte provincial y la vecina Teruel. «La falta de cobertura en el monte puede determinar si se llega o no a una urgencia con un animal. Los ganaderos sufren mucha impotencia cuando ante una necesidad tienen que perder tiempo hasta poder llamar», hace hincapié. 

Otros escollos, en su caso, son aquellos relacionados con la burocracia informática. «Tengo que esperar hasta llegar al despacho porque en las masías, por mucho que tengamos el ordenador portátil, no podemos completar los trámites telemáticos», apunta. 

"Ya no solo es la incomodidad, es el miedo a quedar incomunicados el día que podamos tener una urgencia médica"

Manuel Montserrat - Vecino de la Mata

decoration

Otro testimonio que evidencia la gravedad del problema es el de Manuel Monserrat, vecino de la Mata que reside en una masía que no dispone ni de cobertura móvil ni internet. «La línea fija rural que tenemos en una antena instalada a 300 metros de la masía falla continuamente y entonces quedamos incomunicados», clama.

Un extremo que preocupa a toda la familia por las consecuencias que puede tener. «Ya no solo es la incomodidad, es el miedo a quedar incomunicados el día que podamos tener una urgencia médica», avisa. 

Compartir el artículo

stats