Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alcaldesa destaca que cada año activan más medidas para perturbar lo menos posible a los residentes

Burriana reforzará el aislamiento acústico del Arenal Sound para minimizar molestias a los vecinos

Instalarán nuevas pantallas y reguladores de sonido que redireccionarán la música de los altavoces

Imagen de archivo de la última edición del Arenal Sound, en agosto del 2019. Mediterráneo

Esta edición del Arenal Sound, que será recordada por ser la primera pospandemia y la de la vuelta a la normalidad, contará con una gran novedad respecto a la última vez que el festival colonizó la playa de Burriana en el año 2019. Con el siempre difícil equilibrio de saber compatibilizar las ganas de diversión con el descanso vecinal, el recinto incorporará unas nuevas pantallas acústicas que reforzarán el aislamiento sonoro para minimizar molestias a los vecinos de la zona marítima.

Así lo anunció este viernes la alcaldesa, Maria Josep Safont, en su comparecencia ante los medios de comunicación, en la que desgranó que la empresa responsable del apartado sonoro ha presentado una propuesta de control acústico, «avalada por la Universitat Politècnica de València (UPV)», que el técnico municipal ha considerado que supone «la mejor posibilidad para reducir las molestias por sonido». Por ello, explicó que el Ayuntamiento ha hecho el pertinente «informe favorable» que autoriza su puesta en marcha.

Aunque no quiso entrar demasiado en parámetros y elementos técnicos, Safont avanzó que es un proyecto que dotará al recinto de conciertos de «pantallas acústicas, regulador de sonido, separación entre altavoces y redireccionamiento» de la música, un equipamiento que posibilitará que «no se pueda ni manipular ni subir» los decibelios por encima del máximo permitido. Además, la alcaldesa remarcó que, como en todos los años, «Policía Autonómica y Local y Guardia Civil van a realizar revisiones y visitas diarias» para controlar no solo los niveles de sonido, sino también inspeccionar las instalaciones a nivel general.

El objetivo es intentar perturbar lo mínimo posible a los residentes. Por ello, cada año implementan nuevas medidas «que van minimizando» las molestias que causa el sonido a los vecinos.

Junta de seguridad

La alcaldesa anunció que el festival, que será del 4 al 7 de agosto, cuenta con el «visto bueno» de todas las administraciones competentes y recordó que el próximo martes, día 26, celebrarán la junta de seguridad, en la que cerrarán «las indicaciones y los efectivos» que se desplegarán para garantizar que el festival se desarrolle «con la mayor seguridad posible». 

Compartir el artículo

stats