Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA POLÉMICA SOBRE LAS OBRAS DE RESTAURACIÓN, ZANJADA TRAS DOS AÑOS

Los restos históricos de la iglesia de Artana, visibles

El Obispado asume el criterio técnico de la UJI y el CVC que proponían no taparlos

Después de semanas en obras y tras retirar el andamiaje, se ha podido comprobar que no se ha recubierto la fachada de la iglesia de Artana. MÒNICA MIRA

La polémica sobre la restauración de la fachada de la iglesia de Artana ha quedado zanjada. Los restos históricos aparecidos en el 2020 tras retirar el enlucido opaco que cubría el muro de piedra del templo para acometer su restauración seguirán siendo visibles. El obispado ha optado por aplicar la solución técnica que lo hará posible y, en consecuencia, ha desechado su proyecto inicial, atendiendo así a la petición que, desde el primer momento, planteó una parte de los vecinos del municipio.

Después de casi dos años con las obras paralizadas, el pasado mes de mayo comenzó la instalación del andamiaje que evidenciaba que la Diócesis de Segorbe-Castellón, que ostenta la titularidad del edificio parroquial, iba a actuar. La expectación ha sido máxima entre quienes en julio del 2020 forzaron la paralización de una intervención que, tal y como estaba planteada, supondría una perdida patrimonial para la localidad, tal y como defendieron quienes se movilizaron.

Desarrollo de los acontecimientos

«No sabíamos qué iban a hacer al final, porque no nos dieron ningún tipo de información», explicaban, razón por la que esperaron al desarrollo de los acontecimientos. No tardaron en comprobar que el Obispado se había decantado por la conciliación y por escuchar no solo a los vecinos que se oponían a la obra original, sino también a los técnicos de la UJI y del Consell Valencià de Cultura, que en sendos informes solicitados por la Conselleria de Cultura, aconsejaban conservar los vestigios a través de la aplicación de un enlucido que podría describirse, coloquialmente, como transparente.

Recta final de la intervención

En febrero del 2021, Cultura se pronunció al respecto de esta polémica a partir de las conclusiones de los informes que había encargado. Su postura no fue otra que, con esa información en las manos, debía ser el Obispado el que determinara cómo actuar.

Desde la Diócesis explicaron que estudiarían las posibilidades, pero que las obras en la iglesia de Artana tendría que esperar, pues tenían una planificación de proyectos que imposibilitaba acelerar la reactivación de los trabajos paralizados.

Esa pausa ha sido de dos años, pero la ejecución está prácticamente completada. La fachada de la iglesia está protegida de las humedades, y sus diferentes fases históricas, al descubierto. 

Compartir el artículo

stats