Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CHAMPIONS LEAGUE

Conoce al Sheriff Tiraspol, el club 'sin país' que se mide en Champions al Real Madrid

La entidad pertenece a la Federación de Moldavia y juaga la liga moldava... pero es un club apátrida

El Sheriff Tiraspol jugará la Champions League tras eliminar al Dinamo de Zagreb en la fase previa.

Real Madrid, Inter de Milán y Shaktar Donetsk tendrán a una cenicienta en su grupo de la próxima edición de la Champions League muy atípica. Un club apátrida, sin país, que juega bajo licencia de Moldavia y es el campeón de la Divizia Nationala, la Primera División moldava. Es el Sheriff Tiraspol, equipo perteneciente a la autoproclamada República de Transnistria, región prorrusa con ejército, moneda, parlamento y pasos fronterizos propios, pero que legalmente está dentro de Moldavia, al esta de Europa.

La gesta del conjunto transnitrio fue realizada el pasado miércoles ante un viejo conocido del Villarreal CF. El campeón moldavo consiguió en el Estadio Maksimir de Zagreb (donde jugó el Submarino el pasado ejercicio) su clasificación para la fase de grupos de la Champions, y al mismo tiempo ser el orgullo a su pueblo, que ahora podrá dar a conocer todavía más su peculiar situación política, uno de esos cabos sueltos de la diplomacia internacional desde hace varios siglos.

El Sheriff defendía un 3-0 logrado en la ida ante el Dinamo de Zagreb, club al que el Submarino eliminó el pasado año en cuartos de final de la Europa League, y empató en la vuelta (0-0). Tras ello, logró su primera participación en el torneo más importante del viejo continente.

El bloque deportivo del Sheriff Tiraspol.

El bloque deportivo del Sheriff Tiraspol.

Esta es su historia

Para conocer mejor los orígenes del Sheriff, es necesario conocer la historia que envuelve a dicho conflicto internacional. Tiraspol es una ciudad ubicada en la orilla del río Dniéster, con 133.000 habitantes, y es la capital de Transnistria, una autoproclamada república que no tiene el reconocimiento político por parte de las autoridades internacionales. Oficialmente forma parte de Moldavia, en la frontera con Rusia y Ucrania, pero tiene su propio gobierno, idioma, moneda, policía, ejército y hasta hay un paso fronterizo para llegar hasta Chisináu, la capital moldava.

En un primer momento, Transnistria era territorio tártaro hasta que fue conquistada por el Imperio Ruso en 1792. Allí construyeron su asentamiento, creando lo que hoy en día es Tiraspol. Así estuvo hasta que en 1941 sucumbió a la invasión nazi, que exterminó al 18% de su población (de orígenes judíos), pasando a formar parte de Rumanía. En 1944 fue liberada por la URSS, pasando a ser parte de la República Soviética de Moldavia.

El mapa político del conflicto de Transnitria.

El mapa político del conflicto de Transnitria. AGENCIAS

En 1992, tras las políticas de apertura y el posterior colapso de la Unión Soviética, en esa zona de la Moldavia recién independizada, de población mayoritariamente eslava (rusos y ucranianos), surgió un movimiento antinacionalista, pro-soviético, que, apoyado por fuerzas militares rusas, mantiene la zona como una república independiente de facto de Chisinau (capital moldava) desde hace 25 años.

Es un conflicto estancado, sin enfrentamientos violentos desde el 92, en el que sobrevive una entidad en un limbo institucional. La República de Transnistria tiene sus propios órganos gubernamentales, su moneda, ejército o puestos fronterizos con Moldavia, pero ningún país del mundo la ha reconocido como tal, tampoco Rusia.

El Sheriff, el propietario y su conglomerado de empresas

El FC Sheriff, fundado en 1996 como Tiras Tiraspol, ganó su primera Liga con los albores del siglo XXI, en la temporada 2000-2001. A partir de ahí, 16 de los últimos 18 títulos nacionales de Moldavia han ido al equipo presidido por Viktor Gushan, un antiguo agente del KGB, excombatiente en el conflicto, que es el dueño de la compañía Sheriff.

El conglomerado Sheriff monopoliza desde gasolineras hasta la televisión de pago transnistria (que retransmite el fútbol y programas rusos, no moldavos, ni ucranianos desde que estalló el conflicto en Ucrania), pasando por supermercados, editoriales de libros, hornos de pan o telefonía móvil.

Sheriff, a través del equipo de fútbol, se ha erigido como el estandarte de la lucha por la supervivencia de la República de Transnistria. Compite en la Liga de Moldavia, al igual que sus ciudadanos tienen pasaporte moldavo, además de, según el caso, ruso, ucraniano o rumano. Es una manera de demostrar superioridad frente a la Moldavia que mira a Rumanía, y es la manera de llegar a competiciones internacionales y atraer la atención hacia su situación política.

El estadio del Sheriff Tiraspol en Transnitria. AGENCIAS

El rey en la Liga de Moldavia

Con el paso de los años, y en medio de ese clima político, emergió el proyecto del FC Sheriff Tiraspol, que juega en la Liga moldava porque es la única en la que la UEFA le reconoce. Ha conquistado 19 de los 21 títulos jugados en este siglo (solo falló en el 2011 y en el 2015) y eso le ha valido para jugar las previas de la Champions. Este verano comenzó en la primera ronda goleando al Teuta Durrës de Albania (5-0 global); luego sorprendió al Estrella Roja serbio (2-1) y en la previa del play-off final se exhibió en la ida ante el Dinamo de Zagreb (3-0).

Sin duda, es el orgullo de Transnistria y gracias al Sheriff su capital, Tiraspol, acogerá a los grandes clubs del fútbol europeo, en un escaparate como la Champions League.

Compartir el artículo

stats