+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REUBICACIÓN

Acaba la obra del Maset Blau para ser la tenencia de alcaldía oeste

En la reforma del histórico edificio invierten durante este año 362.000 euros.

 

El concejal de Ordenación del Territorio, en el interior del reformado Maset Blau, durante la recepción de la obra. - MEDITERRÁNEO

E. M.
27/12/2017

Las obras de rehabilitación del histórico edificio Maset Blau de Castellón ya han finalizado, por lo que está preparado para albergar la tenencia de alcaldía del distrito oeste, como avanzó Mediterráneo el pasado mes de noviembre. El traslado de las dependencias municipales que ahora ocupan el edificio de la antigua estación de tren, según aseguraron fuentes municipales, todavía no tiene fecha. Lo que sí se sabe es que el espacio libre que quedará en el inmueble de la plaza de España se destinará a habilitar un centro de interpretación del parque Ribalta, que aún está por definir y que, en todo caso, servirá para informar sobre los servicios y las características que ofrece el emblemático parque, considerado bien de interés cultural. Además, quedará una zona polifuncional, que prevén destinar al uso de asociaciones de vecinos o para la organización de exposiciones u otras actividades similares.

El concejal de Ordenación del Territorio, Rafa Simó, ha firmado la recepción de obras «de un proyecto que no solo ha evitado que este patrimonio municipal siga deteriorándose, sino que también permitirá su uso como tenencia de alcaldía del distrito oeste», dijo Simó, confirmando el uso que fue anunciado por este periódico. Y detalló algunas características de la rehabilitación. «Además de no alterar las fachadas existentes y recuperar algunos elementos originales como los huecos de las plantas superiores, las reducidas dimensiones de la parte del edificio que se conserva han hecho imprescindible, para su destino a uso de carácter público, añadir un cuerpo que contiene la escalera y el ascensor para facilitar la accesibilidad y que se ha dispuesto adosado a la fachada norte», explicó.

El acceso se ubica en la parte central de la planta baja, donde se ha habilitado una zona de recepción, un pequeño almacén y otras dos salas, además de aseos. En los dos niveles superiores, de planta cuadrada y menor superficie, se disponen sendas salas.

110 años de historia

El presupuesto de esta rehabilitación integral ha ascendido a 362.000 euros. Construido en 1907, es un singular edificio de propiedad municipal que fue vivienda unifamiliar y que ha sido objeto de múltiples actos vandálicos y de un deterioro progresivo.

Temas relacionados
 
 
 
2 Comentarios
02

Por Cruda Realidad 16:24 - 27.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bienvenida sea la recuperación de uno de los últimos vestigios de los Masets que poblaban los alrededores de la carretera de l’Alcora. Carretera que se construyó sobre un terraplén para evitar los efectos de los desbordamientos del riu Sec. Esta buena práctica de la que hicieron gala los antiguos ingenieros que proyectaron la carretera elevada, desgraciadamente brilla por su ausencia en los modernos, sostenibles y movibles ingenieros que deberían haber proyectado y/o supervisado, la señalización de los pasos para peatones protegidos por semáforos de la actual Av. de l’Alcora. Según el vigente Reglamento General de Circulación, todo conductor que se aproxime a un paso para peatones, debidamente señalizado y protegido por un semáforo que presente encendida una luz amarilla intermitente o dos luces amarillas alternativamente intermitentes, está obligado a CEDER EL PASO A LOS PEATONES que decidan cruzar, independientemente de si hay semáforo para peatones y si lo hay, de la luz que tenga encendida. Luz que el conductor del vehículo casi nunca podrá ver con antelación suficiente….., salvo en los semáforos para peatones que nos encontramos al salir de una intersección tras realizar un cambio de dirección, y no siempre. Entonces, ¿por qué narices confundimos a conductores y peatones en algunos pasos, manteniendo simultáneamente encendidas la luz roja para los peatones y la amarilla intermitente para los vehículos? Si el ingeniero de caminos D. Leandro Alloza (el de la calle Alloza) levantara la cabeza y viera las peligrosas e injustificables barbaridades cometidas en materia de ingeniería del tráfico en su ciudad natal, ¡se volvería a la tumba horrorizado!

01

Por Cruda Realidad 9:57 - 27.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bienvenida sea la recuperación de uno de los últimos vestigios de los Masets que poblaban los alrededores de la carretera de l’Alcora. Carretera que se construyó sobre un terraplén para evitar las inundaciones que sufría el antiguo camino debido a los desbordamientos de riu Sec. Esta buena práctica de la que hicieron gala los antiguos ingenieros que proyectaron la elevación de la carretera, desgraciadamente brilla por su ausencia en los modernos, sostenibles y castelloneros ingenieros, que han avalado con su firma la actual señalización de algunos de los pasos para peatones, protegidos por semáforos, de la actual Avda de Alcora. Según el vigente Reglamento General de Circulación, todo conductor que se aproxime a un paso para peatones, debidamente señalizado y protegido por un semáforo que presente encendida una luz amarilla intermitente, está obligado a CEDER EL PASO A LOS PEATONES. Entonces, ¿porqué narices confundimos a conductores y peatones manteniendo simultáneamente encendidas, la luz roja para los peatones y la amarilla intermitente para los vehículos, en unos semáforos que sólo protegen el paso para peatones? Si D. Leandro Alloza (el de la calle Alloza) levantara la cabeza y viera las meteduras de pata de algunos (pocos afortunadamente) de sus modernos, sostenibles y castelloneros compañeros de profesión, ¡se volvería de cabeza a la tumba horrorizado!