+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POLÍTICA

Casado visita Castellón y exhibe su sintonía con Bonig y Barrachina

Estará este viernes en la Entrada de Segorbe e inaugurará la sede del PP en la Vall

 

Casado visita Castellón y exhibe su sintonía con Bonig y Barrachina -

X. PRERA
12/09/2019

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, visitará mañana la Comunitat por segunda vez en apenas cinco días, después de abrir el curso político de los populares valencianos en un acto en Benidorm el pasado domingo. En esta ocasión, el líder de la formación conservadora presidirá en València un encuentro de las juventudes del PP europeo, pero también estará en Castellón.

Desde la capital del Túria, Casado se desplazará hasta Segorbe junto a la lideresa del PPCV, Isabel Bonig. Ambos disfrutarán de la Entrada de Toros y Caballos junto al presidente del PP provincial, un Miguel Barrachina que ejercerá de anfitrión tras ser el responsable de la invitación al líder nacional. Tras comer con militantes del Alto Palancia, ambos viajarán hasta la Vall d’Uixó --municipio de donde es oriunda Bonig-- para participar en la inauguración de la nueva sede del partido.

FINANCIACIÓN Y AJUSTE

El líder nacional del PP exhibirá así sintonía con Bonig y Barrachina en un inicio de un curso político en el que los populares están centrando sus críticas al Consell en su dificultad para lograr avances en la consecución de un nuevo sistema de financiación autonómica. En este discurso, las acusaciones no se dirigen solo a Puig sino también al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

En un clima político marcado por la posibilidad de un adelanto electoral, Casado también ha criticado duramente a un Sánchez al que en Benidorm acusó de ser «un radical disfrazado de moderado» por cuestiones que, como la educación, también forman parte del argumentario habitual del PPCV. El líder conservador criticó que los socialistas «toleren» que haya una «policía política» en los colegios que «espía a nuestros hijos».