+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LARGAS LISTAS

Casi 5.000 castellonenses esperan a examinarse del carnet de conducir

Las autoescuelas siguen solicitando una solución a largo plazo ante los retrasos

 

Un aspirante a obtener el carnet de conducir mientras realiza una práctica con su autoescuela en Castelló. - GABRIEL UTIEL

IVÁN CHECA
25/01/2021

Cerca de 5.000 alumnos de las autoescuelas de la provincia de Castellón conforman en estos momentos la lista de espera para examinarse de la prueba práctica para obtener el carnet de conducir.
Un problema que se arrastra desde hace cerca de cinco años, según comenta el presidente de la federación provincial de autoescuelas, Antonio Pertegaz, quien critica que el nuevo sistema adoptado por parte de la Dirección General de Tráfico (DGT) tampoco ha logrado resolver el inconveniente.

Y es que la metodología actual establece un cupo determinado periódico para cada autoescuela en base a los alumnos que se encuentran matriculados, independientemente de si están ya preparados para realizar la prueba práctica o no. Sin embargo, los centros formativos afirman no estar conformes con esta forma de proceder, ya que «al haber pocos examinadores los cupos suelen ser muy pequeños, provocando largas colas y esperas a los alumnos», explica Pertegaz al respecto, quien señala que este hecho afecta en la actualidad a alrededor de 3.900 aspirantes del área de Castelló y otro millar de la de Vinaròs.

DIFICULTADES

Este escenario, a su vez, comporta consecuencias como «grandes dificultades» para organizar la formación, según detalla el responsable de la autoescuela Ronda Sur de Castelló, Roberto Branchadell, quien apunta que tiene en estos momentos a 18 alumnos esperando «y conforme pasa el tiempo la bola crece».

Así se evidencia, una vez más, la carencia de personal que existe entre el colectivo de examinadores, con una plantilla que se ve todavía más mermada cuando se produce una baja o la situación de pandemia impide a alguno de estos profesionales acudir a su puesto de trabajo para examinar.

A esto se le suma la intención por parte de la DGT, según ha podido saber este diario, de dejar de llevar a cabo pruebas extraordinarias fuera del horario habitual. Ahora bien, la tasa establecida por la institución para la obtención del permiso se establece en 93,12 euros, precio que se ha actualizado al alza casi en cada ejercicio.

«Los alumnos pagan un importe a Tráfico que sobradamente cubre todos los gastos que tiene asociados la prueba, como los examinadores», critica Pertegaz, quien exige tomar medidas.