+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

estarán con ellas en un piso de protección

Contratan personal en Castellón para cuidar a niñas del ‘Aquarius’

Trece adolescentes, refugiadas y víctimas de abusos, llegaron en junio a la provincia. Cruz Roja emplea a cinco educadores para estar con las menores tuteladas

 

El barco ‘Aquarius’, a su llegada al puerto de València el pasado junio. - EFE

NÚRIA B. BIGNÉ
11/07/2018

Cruz Roja ha contratado a cinco educadores sociales para acompañar a las 13 menores de edad que el pasado mes de junio llegaron a Castellón a bordo del Aquarius. Se suman de esta manera a los profesionales que ofrecen a las pequeñas asistencia jurídica, sanitaria y social desde que pisaron la Comunitat Valenciana. Las niñas, que tienen entre 14 y 17 años y proceden de Nigeria, Etiopía y Eritrea, fueron víctimas de abusos sexuales y viven en un piso tutelado gestionado por la oenegé, como ya avanzó Mediterráneo después de la llegada de las adolescentes semanas atrás.

De momento, cuentan con un permiso temporal especial de 45 días, aunque los trámites burocráticos se iniciaron desde el primer momento para darles asilo. Nueve de ellas expresaron su deseo de quedarse en España y todas recibieron un número de SIP y de extranjero. Obtendrán la residencia por tratarse de menores de edad extranjeras no acompañadas.

PERMISOS // Fueron reconocidas en el Hospital La Fe tras llegar al puerto de València. El proceso se encuentra ahora en una fase compleja de documentación con los consulados de sus respectivos países y las solicitudes de los correspondientes permisos a la Subdelegación del Gobierno en Castellón. La Policía Nacional, la Fiscalía y la Conselleria de Políticas Inclusivas están gestionando todo lo relativo a las menores, que ya han acudido al primer reconocimiento médico en el Hospital General de Castellón para proceder a los chequeos.

Y es que, aunque su estado de salud es bueno, a su llegada a la Comunitat los sanitarios advirtieron de posibles brotes de sarna y tuberculosis en las menores debido a las pésimas condiciones de salubridad en sus países.

Las adolescentes hablan inglés y francés, además de otros dialectos africanos. Permanecerán en la provincia y aprenderán el castellano. Una vez llegado septiembre y el inicio de curso, previsiblemente serán escolarizadas para adaptarse, formarse, relacionarse con otros niños y poder comenzar así una nueva vida. El apoyo psicológico que reciben será también fundamental para su recuperación, ya que han vivido durísimas situaciones que afectan al plano psicológico.