+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTAMPAS DEL CASTELLÓN CASTIZO

Ribalta recupera su quiosco

Avanzan a buen ritmo las obras del nuevo espacio que se ubica en la antigua caseta del pozo, y que evoca el recordado recinto que estaba ubicado en el andén central de los jardines, junto al Obelisco

 

El último. 8 Kiosco Campos, en la memoria colectiva de la ciudad. - GABRIEL UTIEL

Arquitectura neomudéjar. 8 Obras en la caseta del pozo para convertirla en el recuperado quiosco de Ribalta. - GABRIEL UTIEL

VICENTE CORNELLES
12/08/2017

Durante una caterva de años fue una imagen emblemática y entrañable del Castellón antiguo y de tiempos pasados. El quiosco del parque de Ribalta era epicentro y remanso de paz para muchos castellonenses. Llegaron a haber dos, el Campos y el Martínez, en las dos esquinas del norte de la glorieta del Obelisco, en el andén central. Ahora, y por mor del nuevo equipo municipal de Gobierno, el pulmón verde de la capital de la Plana recupera un recinto para el solaz y la tertulia de los ciudadanos que visiten los románticos jardines.

En semanas, la neomudéjar caseta del pozo, un bello ejemplo de arquitectura agrícola modernista de finales del siglo XIX, junto al estanque, abrirá sus puertas convertida en rutilante y moderno espacio con terraza para deleite de los paseantes, dentro de la política de la Concejalía de Medio Ambiente, liderada por Sara Usó, de «poner en valor el parque de Ribalta e impulsar su uso social, y como complemento de la dinamización cultural y recreativa de un entorno que queremos que esté vivo constantemente», como detalla la propia concejala.

Un quiosco que contará con cocina, barra y zona de público para 10-12 personas con al menos dos mesas, mientras que el porche de la antigua caseta del pozo se destinará a terraza, con mesas y sillas en contacto directo con la riqueza botánica del parque.

Las obras avanzan a buen ritmo y comprenden el desmontaje de la actual cubierta a dos aguas de teja cerámica plana, la rehabilitación de la estructura de madera que la soporta y la impermeabilización, aislamiento térmico y protección contra el fuego.

También se sustituirá la puerta de acceso a la caseta, se restaurará la carpintería y los acristalamientos de las ventanas. Asimismo, la fachada del edificio está siendo objeto de limpieza y protección antigrafito, y se va a instalar un sistema para el alejamiento de aves.

La inversión de estas obras (a las que hay que sumar la rehabilitación de vetusto palomar del parque para convertirlo en baños públicos) asciende a más de 177.000 euros, en un proyecto que se enmarca en la segunda fase de las inversiones sostenibles que está ejecutando el gobierno local por un importe de 4,6 millones de euros.

En el palomar

Capítulo aparte es la intervención en el palomar para su adecuación como servicios higiénicos del kiosco y en la que se proyecta la sustitución total de los dos porches actualmente existentes en su planta baja, la colocación de revestimientos cerámicos en las paredes y de mosaico antideslizante en suelos de los dos espacios destinados a aseos.

La restauración de ventanas y rejas con sustitución del acristalamiento; el recambio de puertas; y la restauración, limpieza y tratamiento antigrafito del revestimiento exterior de la planta baja y de la torre, a la que se aplicará tratamiento de pintura y en la que se instalará también un nuevo sistema para el alejamiento de aves, conforman también estos trabajos que van a poner en valor uno de los lugares más preclaros y sobresalientes de la ciudad de Castellón, como es el más que centenario parque Ribalta.