+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL TECHO DE BENICÀSSIM

¿Sabes por qué la montaña de El Bartolo se llama así?

Pocos conocen el pico más alto del Desierto de Las Palmas con sus nombres 'oficiales' de El Montosriu o Alt del Colomer. Esta es su historia

 

¿Sabes por qué la montaña de El Bartolo se llama así? -

RAFAEL FABIÁN
06/11/2018

El nombre oficial de El Bartolo, la montaña más alta de la Serralada de Les Palmes, es El Montsoriu o Alt del Colomer. Sin embargo, pocos conocen con estos dos nombres al pico de 729 metros que vigila Benicàssim y Castellón desde las alturas.

La primera curiosidad que hay que reseñar sobre el paraje del Desierto de las Palmas se centra en que el nombre de desierto no se debe a sus características físicas o geográficas, sino al apelativo que dio en su día la Orden de los Carmelitas, que se estableció en esta sierra a finales del siglo XVII. La misma ‘bautizaba’ como desiertos a los lugares elegidos para sus retiros espirituales, tratando de emular la austera existencia, silenciosa y dirigida a la plegaria que llevaban los primeros ascetas cristianos en los auténticos desiertos de Arabia o Egipto.

El ‘apellido’ de Las Palmas también crea confusión. Y es que el nombre no se debe a la existencia en su orografía de la palmera mediterránea, sino a la abundancia en aquellas montañas de la planta conocida como ‘margalló’ o palmito, que se utilizaba para hacer escobas hasta la irrupción del plástico.

El porqué de El Bartolo

Siguiendo con la explicación, el siguiente punto se centra en su cima, El Bartolo, que también está relacionado con la ‘colonización’ de los Carmelitas desde 1694. Y es que la primera comunidad de estos monjes estaba compuesta por solo tres miembros y uno de ellos era el Hermano Bartolomé, conocido como Hermano Bartolo.

El citado Bartolomé o Bartolo, como prefieran, se retiró a vivir como un anacoreta durante varios años en una cavidad situada cercana a la cumbre del Montsoriu. Pese a que finalmente murió en Boltaña (Huesca), en 1728 con 81 años, en 1751 se construyó en la montaña una ermita en honor a San Miguel y la montaña, en homenaje al popular religioso, fue llamada con su nombre, Bartolo.

Cuenta José Soler Carnicer en el libro Leyendas y tradiciones de Castellón, desde donde se extrae la información para este artículo, que desde el punto de vista geográfico el Bartolo es un vértice geodésico de primer orden. Los 729 metros de su cima, a tan solo tres kilómetros del mar de Benicàssim, lo han convertido en un lugar ideal para trabajos de topógrafos y geógrafos. De hecho, en los días de buena visibilidad el Bartolo es una fabulosa atalaya que despliega ante los ojos del visitante un deslumbrante diorama de montañas, huertas, costas, pueblos y ciudades, con las islas Columbretes delante del arco del golfo de Valencia. El contraste entre el más azul mediterráneo y la tierra roja de la piedra de rodeno del frondoso Desierto no deja indiferente a nadie.

Más datos sobre el Bartolo:

  • Cuenta con una cruz levantada a 690 metros sobre el nivel del mar, en el Monte San Miguel. Pesa unas 90 toneladas y mide 24 metros. La primera Cruz del Bartolo se levantó en 1902. Para más información al respecto puedes pinchar aquí.
  • Es un punto de visita obligado por los aficionados al ciclismo y los senderistas. Además se trata de uno de los parajes más cercanos a Castellón donde disfrutar de la nieve en los inviernos más duros.

  • Todos los años se celebra en Castellón la ‘Marxa al Bartolo’, una prueba deportiva de fondo por montaña muy singular por su recorrido, ya que parte del mismo centro de Benicàssim y entra rápidamente en el bello paraje natural del Desierto de las Palmas y tiene su final en la playa de la Almadraba en Benicàssim.
  • Los visitantes podrán descubrir la vida de los Frailes Carmelitas y las huellas que han dejado en el lugar, como en el monasterio antiguo del S. XVII.
  • Se puede llegar al Centro de Información, del Paraje Natural del Desert de les Palmes (en el km 8 de la CV-147), desde varios puntos: En la carretera N-340, en dirección a Barcelona, una vez pasado Castellón y antes de alcanzar la localidad de Benicàssim, se coge la carretera CV-147 que transcurre por el P.N Desert de les Palmes y pasa por la Ermita de la Magdalena. Desde la autopista AP-7,se accede a través de la salida 46 (Castellón Norte-Benicàssim), y se continua en dirección Benicàssim. Desde Benicàssim, se puede acceder al paraje por el otro lado de la misma carretera (CV-147) que sale desde el pueblo. También se accede al Paraje Natural desde Borriol, La Pobla Tornesa o Cabanes por la carretera CV-10 que enlaza con la carretera CV-148 a la altura de Cabanes, en este caso la carretera es un camino rural y aunque está asfaltado es muy estrecho.
  • El Parque Natural del Desert de les Palmes está situado en la provincia de Castellón y ocupa parte de cinco términos municipales: Benicassim, Cabanes, La Pobla Tornesa, Borriol y Castelló de la Plana. En el año 1989 entró a formar parte de la red de espacios naturales de la Comunitat Valenciana. La superficie protegida ocupa un total de 3.200 hectáreas, alcanzando su cota máxima en el protagonista de esta historia, el pico del Bartolo, que se alza con 729 metros. Pese a los graves incendios que sufrió en 1985 y 1992 conserva una singular belleza que no deja indiferente a quien lo visita.

Fuente: 'Leyendas y tradiciones de Castellón', de José Soler Carnicer