+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CRÓNICA DE LA 24ª JORNADA

El CD Castellón divierte, sufre, se repone y gana con personalidad

Los de Escobar, en una de las mejores versiones del año, superan al Paterna en su 4º triunfo seguido

 

ISMAEL MATEU
22/01/2018

El CD Castellón se ha abonado a las victorias. El conjunto de Sergi Escobar encadenó ayer el cuarto triunfo consecutivo. Un éxito ante un correoso Paterna (2-1) en el que se vio un buen fútbol, basado en rápidas triangulaciones, velocidad por bandas y mucha seriedad en defensa.

Doce puntos de doce posibles las últimas cuatro jornadas y 22 puntos de 27 posibles en la era Escobar han permitido que el equipo orellut se afiance en la zona de privilegio, mostrándose como un firme candidato, como no podía ser menos, al primer puesto del grupo VI, con permiso de Atlético Levante, Orihuela, La Nucía y otras plantillas pudientes.

Era el de ayer un partido en el que los albinegros debían reafirmar que en Castalia se puede ofrecer buen fútbol, como así sucedió. Pese a las bajas y a solo tener disponibles a 13 futbolistas de la primera plantilla, Escobar planteó un once muy competitivo, con dos mediocentros trabajadores y jugones a la vez, como Marenyà y Javi Rubio, dos bandas muy profundas como Javi Serra e Iván Sales, el talento de William en el enganche y David Cubillas, Cubigol, en punta como referente. Y le salió bien la jugada.

Muy pronto, Jordi Marenyà y Javi Rubio tiraron de galones para demostrar que en Castalia se puede jugar. En el primer acto, el equipo fraguó su juego en las bandas, en especial por la derecha, donde Javi Serra le amargó la existencia al lateral izquierdo rival, Cristian Micó, al que su técnico reemplazó al descanso.

LA RECOMPENSA / Las acometidas por banda se convirtieron rápidamente en acciones de peligro, llegando la recompensa pasado el cuarto de hora. En el minuto 16, una internada por la derecha de Javi Serra se convirtió en un centro con la zurda del valenciano, para que un imperial Cubillas le ganara la partida a su par para cabecear a la red (1-0). Un tanto que hacía justicia y que, además, otorgaba la confianza necesaria al conjunto local.

Con ventaja en el casillero, los orelluts siguieron cercando el marco rival, gozando de ocasiones de Serra, Sales y hasta de Kike Ferreres, que cuando se suma al ataque siempre aporta peligro. Incluso se reclamó un penalti, que parecía claro, por manos de Selu tras remate en el área pequeña de Javi Rubio.

Al descanso se llegaba sin haber podido aumentar la ventaja, pero con muy buenas sensaciones y mucha superioridad.

PERDONAS Y… / En el segundo acto, los de la capital de la Plana siguieron insistiendo en buscar el 2-0, y tanto Cubillas como Javi Rubio tuvieron cerca el gol a las primeras de cambio. Pero el segundo tanto orellut no llegaba.

El Paterna, ante el sufrimiento del primer acto, modificó su sistema, pasando a jugar con defensa de tres centrales y dos carrileros. Con ello, le complicó la vida a un Castellón que ya no generaba tanto peligro.

Y ya se sabe, en el fútbol cuando se perdona se paga. En una acción aislada, tras un malentendido entre Juanjo Gracia y Kike, que se estorbaron, el ariete del Paterna, Daniele Spiranelli, se plantó solo ante Zagalá, al que batió con toque suave tras haber golpeado el esférico previamente Enrique, que se estiró para evitar el remate sin suerte, el 1-1 (min. 65).

CON PERSONALIDAD / El empate podría haber sido un mazazo para los albinegros, pero Sergi Escobar reaccionó con celeridad, dando entrada al mediocentro canterano Jordi Pitarch por Abraham Peleteiro, pasando a jugar el Castellón con defensa de tres.

Una variación táctica que funcionó, alternándose por la derecha David Colomer y Javi Serra, y Juanjo Gracia por la izquierda. El equipo orellut demostró tener mucha personalidad, ya que siguió jugando como si no pasara nada, creando ocasiones.

jugadón de ‘colo’ / Y en una de ellas, una galopada de David Colomer, que sorteó a cuantos rivales se pusieron por medio a su paso, terminó con un pase atrás al punto de penalti para Javi Rubio y míster gol fusiló a Xenxo, anotando el 2-1 y desatando el júbilo en la grada (min. 77).

Incluso los castellonense buscaron el tercer tanto, que hubiera hecho mucha más justicia a lo visto sobre el rectángulo de juego.

Pese a lo apretado del 2-1, Castalia ovacionó a su equipo, un CD Castellón que ayer tuvo fases de muy buen juego, se asoció bien y generó suficientes ocasiones para haber ganado con un marcador mucho más abultado. Los de Sergi Escobar se afianzan en la zona noble de la tabla y siguen acechando el liderato, que es lo que todo el albinegrismo quiere.