+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTE MIÉRCOLES

El Congreso fija un formato cómodo para Rajoy

El presidente no responderá a los portavoces en detalle y les contestará en bloque. La oposición logra volver a poner en la agenda la corrupción del PP, pero solo tendrá 15 minutos

 

Mariano Rajoy, en el congreso de los Diputados, el pasado 21 de junio. - JOSÉ LUIS ROCA

IOLANDA MÁRMOL
29/08/2017

Mariano Rajoy no se libra de la gota malaya que le desgasta: la corrupción en el PP. La oposición ha conseguido arrastrar al presidente del Gobierno a dar explicaciones sobre la caja b de su partido en un pleno extraordinario en el Congreso que, sin embargo, tendrá un formato amable para el compareciente.

Es decir, aunque PSOE y Unidos Podemos logran situar de nuevo la corrupción en la agenda política, los tiempos de la sesión parlamentaria hacen más cómodo el suplicio.

El pleno comenzará este miércoles a las nueve de la mañana con una intervención sin tiempo límite para el compareciente. Los portavoces intervendrán a continuación, por un máximo de diez minutos, en orden de mayor representación a menor. El presidente del Gobierno no les responderá uno a uno con detalle, sino que les dará por contestados en un nuevo turno, también con libertad en los tiempos.

Los grupos podrán replicar entonces por cinco minutos y la sesión se cerrará con una nueva intervención de Rajoy.

La postestad para ordenar el formato del pleno es de la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Tras conocer este martes los tiempos y turnos la oposición ya ha lamentado que se aplique un formato que beneficia al jefe del Ejecutivo.

AL ATAQUE

Más allá de la amabilidad de los turnos de intervención, Rajoy actuará con la máxima de que no hay mejor defensa que un buen ataque.

El PP ya evidenció esta táctica cuando se aprobó la comparecencia, el pasado jueves. Entonces los populares señalaron la polémica suscitada por la deuda que los bancos condonaron al PSOE, señalándolo así como partido  corrupto deslegitimado para exigir responsabilidades a Rajoy. En esta línea, se espera que busque contaminar a Podemos por su acercamiento a una fuerza con presuntas irregularidades.

El presidente también contará con la baza de la división existente entre la oposición por el conflicto en Cataluña. Es previsible que tache de “radicales” a ERC y PDECat y les reproche una huida hacia adelante con el 1-O.

El PSOE acude determinado a reclamar al presidente que dé las explicaciones que se negó a ofrecer ante la Audiencia Nacional el pasado julio. La portavoz socialista, Margarita Robles, le ha exigido que imite a Esperanza Aguirre. “ A Rajoy le voy a recordar las frases de Esperanza Aguirre, cuando ella asumió su culpa ‘in vigilando’” ha señalado.

Con esta comparecencia el PP quiere dar por zanjada las explicaciones políticas y buscará que el presidente no tenga que comparecer, también, en la comisión de investigación abierta en el Congreso para estudiar la financiación irregular del PP. Esa comparecencia no tiene fecha fijada, pero este martes Ciudadanos ya ha advertido que Rajoy tendrá que volver a declarar sobre la caja b del PP. El partido de Albert Rivera considera que el formato en comisión permite ser mucho más incisivo.