+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

'CASO GÜRTEL'

Correa comunica al Congreso que no contestará a las preguntas de los diputados

El 6 de febrero tiene que comparecer ante la comisión que investiga la financiación ilegal del PP

 

Francisco Correa, el pasado febrero, antes de ingresar en prisión. - / JOSÉ LUIS ROCA

EL PERIÓDICO
01/02/2018

Francisco Correa, considerado el cabecilla de la trama 'Gürtel', ha adelantado al Congreso que no piensa contestar a las preguntas de los diputados en la comparecencia prevista para el día 6 de febrero ante la comisión parlamentaria que investiga la supuesta financiación ilegal del PP. Ese mismo día está citado su socio Ramón Blanco Balín, presunto cerebro financiero de la trama, que por su parte ha pedido que se aplace su comparecencia.

Ante esta situación, y según han informado fuentes parlamentarias, el presidente de la comisión de investigación, Pedro Quevedo, va a consultar a los distintos grupos parlamentarios para decidir si mantienen o no la sesión prevista para el próximo martes.

Tanto Correa como Blanco Balín se sientan desde el 15 de enero en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por la presunta financiación del PP valenciano, una de las piezas del caso 'Gürtel', una vista oral que se retomará el 7 de febrero.

Coincide con el juicio en Valencia
El líder de la red corrupta está en prisión cumpliendo la condena de 13 años impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ-CV) por los amaños de los contratos de los expositores de Fitur. Además se encuentra a la espera de conocer la sentencia condenatoria por el primer juicio de la trama 'Gürtel' relativo a los primeros años de su actuación (1999-2005).

Ahora la Fiscalía Anticorrupción pide para él 24 años y medio de cárcel por recibir pagos en negro del PP, pero el Ministerio Público le ofreció rebajar esa petición si colaboraba durante el juicio oral de la financiación ilegal del PP valenciano. En su declaración del 16 de enero, Correa ya ha reconocido que el partido que presidía Francisco Camps le pagó en 'b' y mediante facturas falsas parte de los servicios que prestó su empresa Orange Market durante las campañas electorales de 2007 2008.

En concreto, declaró en el juicio que era el exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa quien indicaba a Orange Market el nombre de los empresarios a los que debía facturar los actos de las campañas de las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y de las generales de 2008. Los nueve empresarios acusados en el mismo caso ya habían confesado que sufragaron de forma irregular parte de los actos electorales de los 'populares' valencianos y el propio Ricardo Costa remató admitiendo ante el tribunal la financiación ilegal del partido.

No declará
En ese contexto, la comisión de investigación esperaba que Correa reprodujese en el Congreso estas confesiones, pero el cabecilla de 'Gürtel' ya ha hecho saber que acudirá a la cita parlamentaria, pero que se acogerá a su derecho de no declarar para no perjudicar su defensa ante los tribunales.

De su lado, Blanco Balín, ex consejero delegado de Repsol, se enfrenta ahora a su primer juicio acusado de ser el artífice del entramado financiero de la 'Gürtel': fue miembro de los consejos de administración de muchas de las empresas de Correa y figura como supuesto responsable de blanquear del dinero que obtenían de comisiones ilegales que pagaron empresarios para conseguir contratos públicos.

La Fiscalía le pide 15 años de cárcel por seis delitos fiscales y su declaración ante el tribunal de la Audiencia Nacional está programada precisamente para el 7 de febrero, al día siguiente de la comparecencia parlamentaria, y por ello ha pedido un aplazamiento al Congreso.

El constructor que admitió haber pagado al PP
En este contexto, Quevedo y los grupos parlamentarios deberán decidir si mantienen las comparecencias del próximo día 6 de febrero, lo que podría topar con la negativa de los acusados a contestar preguntas, o bien aplaza su presencia a la espera de que hayan sido ya condenados y tengan menos reticencias a hablar. El PP, que tiene recurrida la creación de la comisión de investigación ante el Tribunal Constitucional, se ve reforzado en sus críticas a la oposición.

Según el calendario de comparecencias pactado por los grupos el mes de diciembre, para el 13 de febrero está citado el expresidente de Constructora Hispánica Alfonso García-Pozuelo, quien ya reconoció en sede judicial donaciones para campañas electorales del PP y pagos a antiguos cargos del partido y la cúpula de la trama para lograr a cambio adjudicaciones en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

También para ese día se ha llamado a Plácido Vázquez Dieguez, propietario de la empresa Nuevas Iniciativas de Gestión Empresarial y a quien el propio Correa señaló ante el juez como encargado de recaudar las comisiones que pagaban las empresas a cambio de adjudicaciones.