+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El endiablado tablero político

PSOE y Podemos fuerzan al límite su pulso negociador

Los socialistas e Iglesias ven margen para el pacto, pero Pedro Sánchez mira al 10-N. La última reunión fracasa, aunque ambos partidos confían en que se produzca un giro final

 

Pablo Echenique, el jefe negociador de Unidas Podemos,a la salida del encuentro de ayer con el equipo socialista. - JOSÉ LUIS ROCA

Un viandante se hace una foto con la vicepresidenta Carmen Calvo,junto a Adriana Lastra y María Jesús Montero, antes de la reunión. - DAVID CASTRO

I. MÁRMOL / M. Á. RODRÍGUEZ
11/09/2019

PSOE y Unidas Podemos bajan la persiana de la negociación oficial para sumergirse en la guerra de nervios de la recta final. No hay acuerdo, pero tampoco una ruptura definitiva que convierta la repetición electoral en un destino inexorable. Ambos partidos están preparados para volver a las urnas y creen que ese es el escenario más probable. Pero aún desean un giro, una jugada maestra o una cesión -fruto de la angustia más que de la responsabilidad- que permita desbloquear la investidura. Ese paso quedaría ya en manos de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias. Aunque el PSOE aprieta al presidente cada vez más para que busque una alternativa a las urnas, el jefe del Gobierno parece determinado a llegar hasta el 10 de noviembre. Con el cronómetro en contra, el líder podemista tiene previsto tender la mano a Sánchez hoy en en pleno del Congreso. En sus filas admiten que avalarían una coalición descafeinada, con menor responsabilidad de la que rechazaron en julio.

El entorno del presidente insiste en que a estas alturas ya trabajan con un horizonte electoral, que no ven margen para un acuerdo que no pase por que Iglesias acepte un pacto programático, algo que ven más un deseo que como una opción verosímil.

En el PSOE, en cambio, hay alguna esperanza más. «Aún faltan unos metros hasta el precipicio», sostienen fuentes socialistas conocedoras de la negociación. Creen que en lo que queda de semana puede haber un movimiento, que se haría con máxima discreción, sin escenificaciones ante las cámaras de televisión.

Iglesias confía en que la presión del PSOE sobre Sánchez surta efecto y se abra a alcanzar un acuerdo por otros cauces. Con esa esperanza, hoy tiene previsto mostrar ante el pleno del Congreso su disposición al diálogo. El líder morado ha planteado en las últimas horas que quizá una negociación directa entre él y Sánchez facilitaría el entendimiento.

UN PACTO A LA BAJA / Fuentes podemistas reconocen que ahora Iglesias estaría dispuesto a aceptar un pacto a la baja, menos de lo ofrecido por el PSOE en julio (una vicepresidencia y los ministerios de Sanidad, Vivienda e Igualdad), siempre que implique la entrada en el Gobierno y que se construya una narrativa de reconciliación.

El contacto entre Sánchez e Iglesias, o personas interpuestas muy próximas esta misma semana, sería el último cartucho viable. Fuentes del PSOE y de Podemos ven que hay una rendija abierta a esa posibilidad, pero el círculo del presidente no.

Los encuentros de los equipos negociadores (el jueves pasado y ayer) han sido un fracaso en el que ha habido más intercambio de acusaciones que un verdadero esfuerzo de persuasión, indican fuentes conocedoras de las reuniones.

«No vemos una salida a esta situación por la negación de Unidas Podemos a lo que nosotros les proponíamos», reconoció la portavoz socialista, Adriana Lastra. «Nos han planteado que si no aceptamos que haya un Gobierno únicamente formado por miembros del PSOE se levantan de la mesa de negociación. Nos parece un error que aboca al país a elecciones anticipadas», opinó el jefe negociador de Podemos, Pablo Echenique.

De hecho, tan pocas esperanzas había en la última cita que Iglesias estuvo siguiendo el mundial de baloncesto. El presidente en funciones, afirma la Moncloa, pasó el día preparando su intervención ante el pleno del Congreso de hoy.

Tintes de campaña / El sábado, el líder socialista reunirá a sus barones en un Comité Federal en Logroño de marcados tintes electorales. Si para entonces no hay un principio de acuerdo el reloj correrá hasta las elecciones. Aunque en lo oficial el plazo en el que se convocaría la repetición de comicios es el 23 de septiembre, lo cierto es que esta es la última semana hábil para negociar por los trámites que implica la preparación de una investidura: dos días de la ronda de consultas del Rey (presumiblemente el lunes 16 y martes 17), convocatoria del pleno en el Congreso (un día de antelación) y dos sesiones (con cuarenta y ocho horas entre una votación y la siguiente).