+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Castellón liberal

Más Castellón

Mientras la izquierda crea tasas, nosotros apostamos por infraestructuras necesarias

 

Javier Moliner Javier Moliner
28/12/2017

Quién nos iba a decir, hace solo una década, que Castellón iba a estar en la posición en la que ahora se encuentra? El anuncio del Ministerio de Fomento de triplicar las frecuencias de trenes entre Vinaròs y Castellón es un hito para esta provincia.

Como la llegada del AVE, el desbloqueo de la N-232 que va a permitir eliminar el cuello de botella del Puerto de Querol, los accesos al Puerto que ya se han proyectado, mejoras en la A7... Castellón vuelve a dar un salto cualitativo, a subirse en la locomotora del progreso y de las oportunidades.

El anuncio del ministro Íñigo de la Serna ha llegado acompañado del acuerdo del Consejo de Ministros que incluye la obligación de servicio público de la conexión entre Castellón y Vinaròs con una mejora del servicio de Cercanías de cuatro a 12 trenes supone sin duda una apuesta real por la vertebración de la provincia de Castellón.

Hasta ahora teníamos una disfunción entre el norte y el sur de la provincia, las comunicaciones del norte no eran tan buenas como las del sur, y la apuesta del Ministerio de Fomento dotando de cinco millones de euros al año para conseguir que ese servicio público pueda mantenerse es una realidad que nos va a permitir romper esa disfunción y tener una provincia que de norte a sur se sienta vertebrada.

Cabe señalar además que el plan de actuación del Ministerio prevé otras inversiones importantes en la provincia, como la renovación de los trenes de la línea Valencia-Castellón, con 18,34 millones de euros hasta 2022, los 1.170 millones de euros para la construcción de la nueva plataforma UIC Valencia-Castellón o los 84 millones de euros dirigidos a la renovación y electrificación del tramo Sagunto-Caudiel.

Al final queda demostrado, una vez más, que el modelo de gestión liberal es aquel que acaba generando puestos de trabajo, oportunidades y crea futuro. Mientras la izquierda crea tasas y se centra en el adoctrinamiento, nosotros apostamos por infraestructuras necesarias, por el futuro.

LA LLEGADA del ferrocarril siempre ha sido sinónimo de vida, de impulso económico. Este año, además, el norte va a quedar conectado con Castellón de manera fluida. Esto va a beneficiar al turismo, a la capitalidad de Castellón, a los empresarios, a las familias con hijos estudiando... Y vuelve a ser un gobierno del Partido Popular quien apuesta, con seriedad y rigor, por mejorar las infraestructuras útiles de la provincia.

Todos los meses vemos que las reformas del Gobierno y las acciones que desde el Gobierno provincial emprendemos, permiten que Castellón sea la tierra en la que pasan las cosas buenas, que seamos la provincia que más empleo crea, la que es noticia por nuestras carreras, nuestros festivales y nuestra gastronomía.

*Presidente de la Diputación de Castellón

 
 
1 Comentario
01

Por Cruda Realidad 10:06 - 28.12.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Puede que Moliner sea recordado como uno de los mejores, si no el mejor, presidente que ha tenido la Diputació de Castelló desde el fin de la dictadura franquista. Nuestra provincia siempre ha sido la cenicienta en los repartos salomónicos de la inversión en infraestructuras, que tanto el PP como el PSOE se han visto obligados a realizar en momentos de penuria económica o política. Somos pocos habitantes y desgraciadamente poco pintamos en la política nacional e incluso autonómica, gobierne quien gobierne. Con el PSOE nos quitaron el AVE en beneficio de las faraónicas e inacabables obras de la mejora de los accesos ferroviarios a Galicia y cornisa Cantábrica. Nos quedamos con las obras en la carretera de Morella a Alcañiz y los proyectos del puerto de Querol y de los tramos que restan por ejecutar de la A-7 a su paso por la provincia, paralizados en beneficio de unas autovías estructurales y unas autopistas radiales por las que circulan más erizos y culebras que vehículos. El desdoblamiento de la “nacional” entre Castelló y Benicàssim se fue al garete por la pugna preelectoral entre los dos grandes partidos nacionales. Menos mal que el plazo para finalizar las obras ferroviarias financiadas por “Europa” acaba en 2020 y ese año tienen que poder circular trenes de mercancías de 750 metros de longitud por las vías de ancho “europeo” del ramal costero del Corredor Mediterráneo y de rebote finalizará el inacabable culebrón titulado “llegada del AVE a Castellón”. No tengo ninguna duda de que Moliner puede y debe contribuir de manera decisiva, de momento con el permiso del PP, para que dejemos de ser la cenicienta de las provincias del arco mediterráneo …...Endavant Javier!