+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Editoriales

El parto de la ley de transitoriedad

 

29/08/2017

La CUP y ERC han vuelto a imponer su criterio al PDECat, renuente a aprobar la llamada ley de transitoriedad antes del referéndum anunciado para el 1-O. Las fuerzas soberanistas desvelaron ayer el texto que, como exigían los anticapitalistas, el Parlament validará en septiembre: 45 folios sin grandes sorpresas que denotan la voluntad de dotar de naturalidad y tranquilidad a lo que en realidad es un desafío descomunal al ordenamiento legal vigente, derivado de la Constitución Española y el Estatut catalán. Así, se establece que se podrá simultanear la nacionalidad española y la catalana, se mantiene la oficialidad del catalán y el castellano, se estipula que en general y de momento seguirán vigentes las normas actuales, se garantizan los derechos sociales adquiridos, se asumen los contratos públicos suscritos por el Estado con terceros, se aseguran los puestos de trabajo de los funcionarios del Estado y se ofrece continuidad a los jueces que lleven al menos tres años en Cataluña.

Este aparente rigor y ecuanimidad, sin embargo, no solapa aspectos especialmente inquietantes, como la amnistía por vía directa a los condenados por el 9-N o la fuerte presencia del Gobierno catalán en una Comissió Mixta con gran responsabilidad judicial. Mención aparte merecen las directrices sobre la redacción de una Constitución catalana si el 1-O vence el sí: el Parlament constituyente quedará vinculado políticamente por las conclusiones de un difuso proceso de participación ciudadana «liderado por la sociedad civil organizada». Un esquema que responde a los planteamientos asamblearios de la CUP, que una vez más logra hacer valer su posición aritméticamente decisiva para el procés siga adelante.

Más allá de estas cuestiones, la pretendida seriedad del proyecto se compadece pésimamente con la insólita rapidez y opacidad con que será tramitado y aprobado por la mayoría soberanista del Parlament, lo que, sin embargo, tampoco impedirá su anulación por el Tribunal Constitucional. A 33 días del 1 de octubre, el independentismo catalán mantiene su hoja de ruta contra viento y marea, ajeno a todo lo que le rodea y ensimismado en pos de un objetivo que, por más que presente como fácil y casi indoloro, no lo puede ser, como sabe toda persona medianamente sensata. La revolució dels somriures tiene un rostro cada vez más sombrío.

 
 
1 Comentario
01

Por vicentboschipaus 11:48 - 29.08.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En 1898 Cuba, Puerto Rico i les illes Filipines van vulnerar la legalitat vigent. Txèquia i Eslovàquia ho van fer amistosament. I Catalunya... o millor dit que faran els castellans?