+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El virus en España

Sánchez suma presión al PP tras el aval de los minoritarios

La llamada mesa de reconstrucción echará a andar la semana que viene. El Gobierno insta a Casado a unirse al diálogo, aún sin fecha para la primera cita

 

Pedro Sánchez habla por videoconferencia, ayer, con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. - MONCLOA

IOLANDA MÁRMOL
17/04/2020

Pedro Sánchez logró ayer que los partidos minoritarios se sumen al diálogo para poner en marcha una mesa de reconstrucción social y económica la semana que viene. Es solo un primer paso, pero también un espaldarazo con el que consigue imprimir cierta presión al PP, que continúa sin concretar cuándo está dispuesto Pablo Casado a reunirse con el presidente para abordar la posibilidad de tejer un acuerdo que permita a España salir de la crisis con la mayor rapidez y fortaleza posible.

El Gobierno podría intentar poner en marcha la mesa de reconstrucción con los mismos apoyos con los que consiguió la investidura de Sánchez en enero, pero entiende que la ocasión es tan dramática que la participación del PP resulta especialmente necesaria. «Estamos todavía pendientes de concretar ese momento, esa fecha. Esperamos que se haga a la mayor brevedad posible. El país no entendería que el principal partido de la oposición se autoexcluyera de esta mesa», subrayó ayer la portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa de valoración de la primera ronda de contactos. «El diálogo será necesario sí o sí. Al Gobierno le gustaría contar con el concurso del PP», insistió, insinuando que si Casado no se suma quedaría alineado con Vox.

SUAVIZAR LAS RELACIONES / En el mientras tanto, el presidente ha ido tejiendo otras complicidades, tratando de suavizar unas relaciones con el resto de partidos que también se han visto erosionadas por la gestión de la pandemia. La oposición le ha reprochado la unilateralidad en algunas medidas y la escasa comunicación con los partidos. Sánchez se esforzó por reconducir esas alianzas ayer con un resultado positivo. El aval de sus socios de Podemos se daba por descontado, pero también consiguió sumar a la mesa de reconstrucción a Ciudadanos (en pleno giro estratégico), PNV, JxCat, Más País, Compromís y, quizá, a un BNG que aún alberga dudas y concretará su posición en breve. «El pacto avanza, está cada vez más cerca», dijo Montero a última hora de la tarde. La intención de Sánchez es que el diálogo para la reconstrucción se vertebre en tres ejes: la mesa de partidos, los territorios (autonomías y ayuntamientos) y agentes sociales (patronal y sindicatos). Desde esos tres vértices la idea es definir qué franjas de la población requieren ayudas, qué sectores económicos necesitan ser relanzados con estímulos económicos y cómo fortalecer el Estado del bienestar (sanidad, educación, dependencia). Las prioridades se incluirán, además, en los Presupuestos del 2021, apuntó Montero.

Los portavoces de JxCat, Laura Borràs, y del PNV, Aitor Esteban, recordaron asimismo que sus partidos no apuestan por reforzar el Estado de las autonomías, como propone Sánchez. Desde Barcelona, el president, Quim Torra, concretó que llevarán su petición de independencia también a esa mesa. Hoy la ronda seguirá con ERC y Bildu.