+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

programación taurina

La segunda jornada del ‘bou per la vila’ culmina con un juego desigual

En la vila exhiben astados de las ganaderías de Garzón Valdenebro y Marqués de Albaserrada. ‘Rodaors’ como ‘Polvorilla’, ‘el Mechas’, Segarra, Zafra, ‘el Chorrina’ y Fortea demuestran valentía

 

El recinto de la vila volvió a mostrar un aspecto envidiable, en cuanto a la presencia de aficionados taurinos que no quisieron perderse los dos astados que se exhibieron en la jornada. - GABRIEL UTIEL

El recinto de la vila volvió a mostrar un aspecto envidiable, en cuanto a la presencia de aficionados taurinos que no quisieron perderse los dos astados que se exhibieron en la jornada. - GABRIEL UTIEL

JOSEP CARDA
15/05/2019

Cientos de aficionados taurinos se dieron cita ayer en el recinto de la vila de Vila-real con el único objetivo de disfrutar de la exhibición de los astados que exhibieron en la segunda jornada del bou per la vila de los festejos patronales de Sant Pasqual.

Una jornada que finalizó con un juego desigual por parte de los ejemplares que salieron a la arena, aunque en ambos casos recorrieron buena parte de las calles del amplio recinto taurino, acabando en el espacio de los cadafals, aprovechando una mejor pisada en arena que sobre asfalto.

El primero de los astados en salir a la vila, aunque algo despistado, fue Chulero, de la ganadería Herederos Gregorio Garzón Valdenebro. Pese a estar un tanto sobrado de kilos, el animal se movía con picardía y respondía con nobleza y sin mala idea a las entradas de los rodaors. De hecho, Polvorilla le practicó un lanceo con el jersey para, posteriormente, hacerle un impresionante quiebro a pelo que dio lugar al aplauso de los presentes.

Al de Garzón Valdenebro, que aportaron los integrantes de la asociación cultural taurina Bou de Sant Pasqual, le siguió Jorobado, un ejemplar del hierro de Marqués de Albaserrada y con guarismo 4, que corrió en el encierro de cerriles del pasado sábado y que financió la Junta de Festes.

En su salida del corro, que resultó ser algo peligrosa, le esperaron al alimón el Mechas y Segarra, ambos de la peña La Trallà de Vila-real. Posiblemente, como consecuencia de diferentes embestidas a los cadafals, el animal acabó la tarde con los cuernos astillados y con diversos colores.

Demostró sentido y generó riesgo en los quiebros y entradas de los rodaors, entre los que destacó el que efectuó el aficionado benicense Manuel Zafra. Mientras, otro integrante de La Trallà, el Chorrina, demostró valentía y decisión en la práctica. Y el joven Fortea también se lució con quiebros con el jersey al Albaserrada.

La jornada de hoy miércoles vuelve a estar marcada por el bou per la vila, que a las 18.00 horas, estará protagonizada por dos astados de José Luis Marca y Julio García, patrocinados por Vila-real Taurina y Guarismo 9.