Suscríbete Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Caso Abierto - El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

condena de dos años y medio de prisión

A la cárcel por robar joyas a su tía y a dos amigas en Castelló

La condenada tenía llaves de las casas donde sustraía las piezas por confianza

Imagen de la condenada durante el juicio del pasado mayo. Gabriel Utiel

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a dos años y medio de cárcel a una mujer de Castelló por robar joyas en las viviendas de dos amigas y de su tía. El tribunal considera a la procesada culpable de un delito continuado de hurto y no de robo con fuerza en casa habitada, como solicitaba la Fiscalía y las acusaciones particulares, ya que tenía las llaves de los domicilios de estas personas que eran de su confianza. A este delito, que supone una pena de 18 meses de prisión, se suma otro de estafa, que comporta un año.

Así la sala da total veracidad a los testimonios de las tres mujeres afectadas que declararon durante la sesión del juicio celebrado el pasado mes de mayo. Se consideran hechos probados que la condenada, entre 2017 y junio del 2019, aprovechando la relación de confianza que la unía con una amiga íntima de su madre, una mujer de 82 años a la que se le saltaron las lágrimas durante la vista, y valiéndose de que tenía un juego de llaves para situaciones de emergencia, accedió en varias ocasiones sin determinar a este inmueble donde sustrajo numerosas joyas tasadas en 17.040 euros. 

En cuanto a este caso, el delito de estafa también se contempla por el engaño de la acusada que le dijo que le dejara un reloj Rolex de oro de su marido para llevarlo a tasar, aunque nunca se lo retornó. Tras pedirle su devolución en numerosas ocasiones, la acusada le entregó una caja que contenía, según el testimonio de la propia víctima, un reloj falso.

Agravante

Este «abuso de confianza» se considera, por parte del tribunal, una agravante a la hora de dictar la sentencia.

La otra víctima era una vecina a la que utilizando el mismo modus operandi le robó alhajas valoradas en casi 12.000 euros. De igual modo, a su tía le sustrajo anillos, cadenas y pulseras, la mayoría de las cuales todavía están pendiente de tasación.

Las joyas robadas no se han podido recuperar porque la procesada las vendió en una tienda de compra venta de metales preciosos de la capital de la Plana que fueron fundidas. 

Una treintena de ventas

Durante el juicio, un policía confirmó que les constan más de una treintena de ventas de joyas de la acusada en establecimientos de esta índole. En su declaración ante la sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón, la condenada negó haber robado las joyas, pero sí reconoció haberlas vendido por petición de las víctimas. «No son creíbles las explicaciones que da para justificar la venta», recoge la sentencia del tribunal.

El fallo puede ser recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV).

Compartir el artículo

stats