Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BALONCESTO

La entrevista | Toni Ten: "Me voy del TAU Castelló con una mochila llena de experiencias"

El técnico ondense deja el equipo castellonense por decisión propia tras 16 años en el banquillo

Toni Ten puso fin a una prolífica etapa de 18 años vinculado al Amics del Bàsquet, 16 al frente del equipo sénior, y recibió una camiseta de recuerdo por parte del presidente Luis García y el capitán Joan Faner. GABRIEL UTIEL BLANCO

Hablar del TAU Castelló es hacerlo implícitamente de la figura de Toni Ten (Onda, 11 de septiembre de 1980). Él es uno de los grandes artífices del crecimiento experimentado por la entidad castellonense y de sus mayores logros, pero el binomio formado por el club y el entrenador ha llegado a su fin a petición del técnico tras 18 años de vinculación, 16 de ellos al frente del equipo sénior.

Llega la despedida que en algún momento, tras 16 años ni más ni menos, tenía que llegar. 

Sí, necesitaba un cambio de aires y enfrentarme a nuevos retos y nuevos objetivos. Evidentemente he estado muy a gusto en el Amics y los retos a los que me he enfrentado han sido maravillosos y ambiciosos, pero igual que ha habido 15 años en los que ha acabado la temporada y mi sensación era de estar pensando en planificar ya la siguiente, esta vez acabó la temporada y mi sensación era diferente.

Y ese es el principal motivo que le hizo pensar y valorar su salida del club, ¿no es así?

Sí, y uno también ha de ser honesto. Si sé que no voy a poder dar el dos mil por ciento como he querido dar otros años, es mejor que mi trabajo se desarrolle en otra parte. ¿Dónde? Pues no tengo ni idea, donde me quieran.

Con su trayectoria, lo más lógico es que lleguen las llamadas.

Llevo tres días como entrenador de baloncesto sin trabajo (bromea) y es complicado porque nunca había estado en esta situación. El domingo lo comuniqué a la gente del club y a mi familia, y el lunes llamé a mi hermano y le dije ‘Javi, no sé dónde voy. He cogido el coche y no sé dónde voy’ porque en 41 años siempre he tenido trabajo y ahora es algo raro para mí.

¿Ha tenido algo que ver el bajón de no entrar en los ‘play-offs’?

Sí, supongo que inconscientemente el no haber podido disputar los play-offs también influye porque a veces, o muchas, los resultados camuflan sensaciones y emociones. Igual hubiera cambiado mi decisión, pero creo que ha sido muy sincera y, desde el domingo cuando la tomé hasta hoy, todas mis sensaciones han sido de refuerzo. Estoy muy satisfecho y tranquilo con la decisión porque no hay arrepentimiento ni sensación de haberme precipitado. 

El equipo perdió el partido, pero usted se fue con una gran ovación de una afición que, entonces, no sabía que se marchaba.

Siempre he querido irme así, aplaudido. Por mi personalidad no es que me importe mucho lo que opinen los demás, pero te reconforta que se reconozca tu trabajo y marcharte con los aplausos de 3.000 aficionados. No había mejor escenario para mi despedida que el Ciutat, era una buena manera de salir.

En estos 16 años ha habido muchos momentos, ¿con cuál de todos se quedaría?

Si eso se lo preguntas a un entrenador que lleva dos años en un mismo equipo y a veces no sabe ni qué contestar, ¡imagínate yo que llevo 16! Pero hay muchos momentos en la retina: la primera llamada de Raúl Chaparra ofreciéndome el equipo; los primeros play-offs en liga EBA que fuimos a Canarias y era como todo un poco nuevo y mil personas en un pabellón y les ganamos; otra eliminatoria en la que fuimos a Mérida; el primer ascenso; el título de Copa...

Y todo lo conseguido ha sido por su voluntad y su afán de aprender por su propia cuenta.

Yo he sido totalmente autodidacta. Venía de entrenar al equipo sénior del Onda, el júnior del Castellón y ayudando al primer equipo del Amics entonces en LEB 2, pero mi recorrido eran todo experiencias nuevas. Todo lo que me ha pasado en estos 16 años han sido experiencias novedosas, pero ahora sí que me voy con una mochila llena e intentaré reproducir esa experiencia en otro sitio. 

Y ahora, ¿qué le espera?

El mundo del entrenador profesional, que es lo que Castellón me ha dado y lo que quiero seguir siendo, es muy complicado. Somos mucha gente, hay pocos equipos... Hay entrenadores que saben quién los quiere y quiénes no, de qué tipo de ligas les pretenden, pero yo como nunca he estado en el mercado, nunca me he preocupado en saber si alguien me quería. De hecho, hasta hace muy poco no tenía ni representante, por eso ahora estoy descubriendo situaciones nuevas, conociendo qué opinión tiene la gente de mí, quién me puede querer contratar... Y me veo capacitado y destinado a asumir los retos que vengan y asumirlos con convicción. 

Compartir el artículo

stats