Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL PROYECTO SALIÓ A LICITACIÓN POR 2,8 MILLONES DE EUROS

El Consell prevé adjudicar a final de año la supresión de la EDAR de Vora Riu de Vila-real

La Epsar confía en tener en un par de meses el suelo que tiene que expropiar el Ayuntamiento, y el estudio de impacto ambiental está casi listo, a falta de que el Consorci del Millars emita el informe

Imagen de la estación depuradora de Almassora,en la que se trataran parte de las agua sucias de Vila-real. MANOLO NEBOT

El Ente Público de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) confía en poder adjudicar el proyecto de supresión de la depuradora de Vora Riu, que pasará a ser una estación de bombeo que impulsará parte de las aguas residuales de Vila-real a la planta de Almassora. Así lo confirma a Mediterráneo el gerente de este organismo autonómico, Juan Ángel Conca, quien incide en que «únicamente falta que el Ayuntamiento complete la expropiación de unos terrenos, para los que la Epsar ya ingresó en su día al consistorio los 170.000 euros del coste del suelo bajo el que se habilitará la canalización para evitar obstrucciones».

De hecho, el pleno del Ayuntamiento aprobó el martes por unanimidad la modificación de créditos necesaria para realizar estas expropiaciones que, como apuntó el concejal de Territorio, Emilio Obiol, no tramitaron con anterioridad por una serie de «errores».

Declaración de impacto ambiental

En cualquier caso, Conca reconoce que, aparte de los terrenos que tiene que proporcionar Vila-real, también falta por completar la declaración de impacto ambiental (DIA), para la que únicamente está pendiente el informe que debe emitir el Consorci del Paisatge Protegit del Riu Millars, por cuanto buena parte de las tuberías que derivaran las aguas negras a la planta de Almassora discurren por el lateral del cauce.

La actual depurador de Vora Riu se convertirá, al finalizar las obras del proyecto de reforma, en una estación de bombeo para impulsar aguas negras de Vila-real a la planta de Almassora. MEDITERRÁNEO

El gerente de la Epsar admite que este proyecto, que se arrastra desde hace 13 años, cuando fue aprobado un primer documento que después han ido adaptando a la realidad de cada momento, «ha tenido que superar crisis económicas, negociaciones y cambios en la infraestructura que han llevado a un retraso en la ejecución», aunque advierte de que está muy próximo el final de un proceso «que permitirá a la ciudad de Vila-real jugar con dos depuradoras, la mancomunada de Vila-real, Onda-Betxí-les Alqueries y la planta situada en Almassora», indica.

Agradecimiento

Desde la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales muestran su agradecimiento a la totalidad del consistorio vila-realense, «porque ninguno de los grupos políticos puso problemas para proceder a dotar de la asignación necesaria para expropiar los terrenos, que afectan a catorce propietarios y que facilitarán la adjudicación de unas obras que salieron a licitación por 2,8 millones de euros».

Una aprobación unánime que, aseguran, supone una autorización a la concejalía de Territorio que encabeza el edil Emilio Obiol «para atender a partir de ahora sus compromisos pendientes». Unos compromisos que, afirman, adquirió el consistorio en una reunión el pasado viernes en la que estuvieron presentes el propio edil Obiol, Conca (gerente de la Epsar) y el alcalde, José Benlloch

Interés por el proyecto

Un total de 12 son las empresas que presentaron a finales de 2019 sus ofertas para ejecutar el proyecto de supresión de la depuradora Vora Riu y la instalación de un colector para derivar parte de las aguas residuales de Vila-real a la planta de Almassora. Tras cerrar el plazo de la licitación, las mercantiles esperan desde hace casi dos años a que la Conselleria de Agricultura, Emergencia Climática Desarrollo Rural y Transición Ecológica, de la que depende la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), concluya el proceso de adjudicación de las obras para el recinto.

Un proceso que, según explican desde la Epsar, ahora está pendiente de poder contar con los terrenos que debe expropiar el Ayuntamiento de Vila-real y del informe ambiental.

Compartir el artículo

stats