otra consecuencia de la crisis

Hacienda subasta en Castellón bienes embargados por 6 millones

Más del 70% de las pujas queda desierta por falta de interés de los compradores. Uno es una finca en Sant Jordi por 2,3 millones y dos solares del Castellón

ELENA AGUILAR 02/12/2012

Hacienda también suelta lastre del ladrillo como los bancos y cajas. La Agencia Tributaria acaba de sacar a subasta 31 inmuebles y solares en la provincia por valor de más de 6 millones de euros. Se trata de una cuantía que hace referencia solo a los lotes que se van a poner en el mercado en las próximas convocatorias en diciembre y enero. Se calcula que en lo que va de año se han subastado lotes por valor de más de más de 20 millones.

De los 31 bienes que se van a sacar a la venta en las próximas semanas, la mayoría (11) son fincas rústicas, aunque hay siete viviendas, 5 garajes, tres locales comerciales y un trastero, entre otros. El grueso de las fincas y viviendas pertenece a entidades financieras o empresas promotoras que se han visto incapaces de asumir sus deudas con el Estado u otras administraciones como consecuencia de la crisis.

De todos los bienes que saldrán a subasta en Castellón, el más llamativo (y, con diferencia, el de mayor valor) es una finca rústica en Sant Jordi, colindante con el campo de golf Panorámica, y que pertenece a una extinta entidad financiera valenciana. Se venderá el 13 de diciembre en la delegación de la Agencia Tributaria de Valencia y el precio de puja es de 2,3 millones de euros.

Además de la finca de 7 hectáreas en Sant Jordi, el fisco también subastará este mismo día dos fincas propiedad de CD Castellón. Las dos salen a la venta por 1,1 millones de euros.

Aunque en los últimos años la cifra de bienes embargados que se subastan ha ido claramente al alza, lo cierto es que no todas las pujas tienen éxito. De hecho, los expertos estiman que entre un 70 y un 80% de las subastas quedan desiertas por falta de comprador.

Pero, ¿qué ocurre si la venta de un bien queda desierta por falta de compradores? Tras, esa primera puja, la Agencia Tributaria realiza una segunda subasta con una rebaja en el precio de un 20%. Si aun así nadie está interesado en comprar, se abre el plazo para una adjudicación directa, un proceso en el que el interesado en comprar fija el precio. H

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Las noticias más...