Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

preocupación de las autoridades sanitarias por el aumento en la incidencia

Expertos urgen el pasaporte covid para forzar a los no vacunados en Castellón

Insisten en que si legalmente no se les puede obligar a la inmunización hay que ponerles trabas

Punto de vacunación sin cita instalado en Salera el pasado 1 de octubre.

Punto de vacunación sin cita instalado en Salera el pasado 1 de octubre.

El foco de la lucha contra el coronavirus está puesto el 10% de población mayor de 12 años que no se ha vacunado en la provincia de Castellón provocando de forma clara, según alerta la Conselleria de Sanitat, un repunte en la incidencia y en el número de hospitalizaciones.

En la última semana los ingresados se han disparado hasta los 61 de ayer, 36 más en solo una semana, con 11 personas en estado crítico. El 70% de estos no está inmunizado.

Para intentar captar a los rezagados, especialmente, en el grupo de edad de 20 a 40 años, Sanitat ha puesto en marcha una campaña de puntos móviles para acercar la inmunización. Prueba de ello será el espacio que se instalará mañana por la tarde en el centro comercial Salera, después de que el pasado 1 de octubre esta iniciativa permitiera vacunar a más de 100 personas.

Imagen de un folleto elaborado por Sanitat para concienciar sobre la vacunación. Mediterráneo

"Insolidarios" de la vacunación

Pero, los expertos piden ir más allá y pasar a la acción para forzar a los «insolidarios» que pueden provocar importante rebrotes ahora que han empezado los virus estacionales propios del otoño a los que continuará la gripe.

El presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva y Salud Pública, Juan Francisco Navarro, reconoció ayer que con un 10% de la población adulta sin vacunar, unido al hecho de que no haya una dosis autorizada para menores de 12 años y el porcentaje de personas que van perdiendo la inmunidad adquirida «provocan que tengamos un verdadero problema».

«La sociedad debe tomar medidas y como no se les puede obligar hay que convencerlos y ponerles trabas para acceder a los espacios cerrados, por lo que aplicar el pasaporte covid en cines, restaurantes, teatros o puestos de trabajo sería una medida». «No podemos pecar de buenismo, este asunto hay que abordarlo de un modo enérgico», señaló el doctor Navarro.

El ejemplo de Italia

Igual opinión comparte el presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, el enfermero castellonense José Antonio Forcada, quien reconoce que si no existe un marco legal que obligue, como sucede, por ejemplo, en Italia a obligar a los trabajadores a vacunarse hay que poner en marcha el pasaporte covid. «Hay algunos que todavía no se han enterado de los riesgos que supone el covid y no se vacunan contribuyendo a la difusión del virus», lamenta Forcada.

Compartir el artículo

stats