Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CLAUSURA DEL CONGRESO DE LA ASOCIACIÓN DE TÉCNICOS CERÁMICOS

La cerámica de Castellón urge más líneas formativas para superar el reto de la concentración

Un debate incide en la necesidad de dar más recursos para mejorar conocimientos

Momento de la mesa de debate que cerró el congreso de la ATC.

Una mesa de diálogo sobre las consecuencias de la concentración empresarial en el sector azulejero cerró ayer la XVI edición del congreso de la Asociación de Técnicos Cerámicos. Los ponentes expusieron sus pros y contras sobre este fenómeno, aunque hubo unanimidad a la hora de apuntar a la necesidad de un refuerzo de la formación como vía para generar innovación, y que esta derive a su vez en una ventaja competitiva.

Un cometido que para el presidente de la patronal Ascer, Vicente Nomdedeu, «es una tarea de todos», desde el proceso de diseño de producto hasta su colocación. «O cada día somos mejores o no podremos persistir», por lo que solicitó «planificar la política industrial, energética y formativa». 

Nuevo clúster

El director de la Cátedra de Transformación del Modelo Económic de la Universitat Jaume I, Xavier Molina, añadió que los retos a los que se enfrenta esta industria, como la adopción de nuevas tecnologías o el cumplimiento de los compromisos medioambientales «puede generar un clúster tecnológico al lado del cerámico, con la innovación en hidrógeno verde o la impresión digital».

Para Molina, la idea de concentración también debe ir aparejada de acciones formativas en el interior de las propias empresas, para evitar que la estandarización de los procesos tenga consecuencias negativas en la innovación.

Desde el sector empresarial, Fernando Javier Tomás, de EFI, hizo referencia al «problema del talento», y puso el ejemplo de la «escasez de colocadores cualificados, que supone que en algunos países sea la puerta de entrada de materiales de peor calidad que la cerámica» pero más fáciles de aplicar.

En referencia al papel de los técnicos, hubo coincidencia a la hora de señalar la necesidad de reciclar conocimientos para adaptarse a las nuevas necesidades del sector. David Gálvez, de Sacmi Iberia, relató que Castellón «despegó en esta industria porque tenía minas cerca, pero esto ya no es así, y que siga siendo ahora un referente se debe al conocimiento».

Ser más eficientes

El presidente de Ascer expresó que la concentración de empresas es inevitable «para ser más eficientes en un mercado maduro», y puso el ejemplo que a la hora de hacer negocios «es mejor ir con un cañón que con un arco». El resto de participantes del ámbito de la empresa señalaron que este tipo de procesos ya se han realizado en otros ámbitos del azulejo, como en las empresas italianas de maquinaria o el caso español de los esmaltes. Mientras, Molina comentó que el concepto de clúster «mantiene la independencia de cada empresa. La reducción de empresas puede tener consecuencias buenas, pero tiene sus inconvenientes».

La antesala de dos grandes citas en el arranque del 2022

El presidente de la Asociación de Técnicos Cerámicos, Juan José Montoro, fue el encargado de clausurar las dos jornadas de ponencias en la sala Varadero del Grau de Castelló. Mencionó la satisfacción de poder celebrar el encuentro tras el coronavirus y recordó que el congreso de la ATC «es la puerta abierta a dos grandes citas en los próximos meses», como es la nueva edición de Cevisama, que irá seguida del congreso Qualicer. Dos convocatorias que marcarán la vuelta a las actividades presenciales, después de la vuelta de la feria italiana Cersaie en septiembre.


Compartir el artículo

stats