Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PETICIÓN A LA MINISTRA RIBERA

Puig exige al Gobierno soluciones «eficaces» para la cogeneración cerámica

El jefe del Consell advierte a la ministra Ribera del «riesgo de cierre» de los procesos productivos

La ministra Teresa Ribera y el president de la Generalitat, en un acto conjunto en el Palau de la Generalitat. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se reunió con el president Ximo Puig para tratar el impacto en la industria autonómica.

El precio del gas no parece tocar techo, al alcanzar esta semana los 300 euros por megavatio hora. Algo que multiplica los costes de las industrias que necesitan de esta fuente energética, como la cerámica de Castellón, y que a su vez perjudica a las 28 plantas de cogeneración eléctrica ligadas a este sector. Mientras la cotización del gas sigue disparada, el Gobierno no actualiza las retribuciones a las empresas, que deben parar al no poder asumir más pérdidas. En cambio, las centrales de ciclo combinado y de gas, más contaminantes, reciben más dinero y producen la electricidad que la cogeneración se queda sin aportar, un panorama que el sector considera como una discriminación. 

La patronal del azulejo (Ascer), la asociación de cogeneradoras (Acogen), cargos socialistas del clúster cerámico y el presidente de Pamesa, Fernando Roig, ya han manifestado la necesidad de poner remedio a esta situación. Una postura a la que se suma el president de la Generalitat, Ximo Puig, que el pasado martes remitió una carta a la ministra de Transición Ecológica del Gobierno, Teresa Ribera, con el fin de reclamar soluciones para «evitar el cierre de procesos productivos vinculados a la cogeneración, incluso actividades de servicios, en el cortísimo plazo, según nos han trasladado fuentes solventes del sector».

La comunicación del jefe del Consell, a la que ha tenido acceso Mediterráneo, expone que la cogeneración cerámica «viene soportando un régimen retributivo específico insuficiente, que se ha agravado con la volatilidad de los precios de la electricidad y el ascenso del precio del gas natural». Algo que «aboca al cierre temporal de las centrales de cogeneración radicadas en la Comunitat», detalla Puig, para destacar que el cierre de la cogeneración «amenaza la viabilidad de la actividad empresarial a la que sirve».

Propuestas

Con el objetivo de paliar los problemas por los que pasan los empresarios afectados, el president de la Comunitat solicita a Teresa Ribera --responsable de coordinar la política energética del Gobierno-- «que adoptes o propongas al Consejo de Ministros, vía real decreto-ley, medidas urgentes y eficaces», para evitar el cierre masivo y su correspondiente impacto en la actividad industrial. Incluso sugiere dos posibles fórmulas. Una de ellas «sería la reforma del artículo 2.1.c) del Real Decreto-ley 10/2022, de 13 de mayo, con objeto de que las cogeneraciones con régimen retributivo específico puedan también beneficiarse del mecanismo de ajuste temporal y excepcional» relacionado con el límite al coste del gas para abaratar el precio de la luz.

La segunda de las posibilidades que apunta Puig es modificar, «también excepcional pero adecuadamente, la actual orden de parámetros retributivos de la cogeneración. Concretamente, los que miden la retribución a la operación para reflejar de forma real los costes del gas».

No es el valenciano el único presidente autonómico que quiere salvaguardar la industria. El máximo dirigente de Aragón, Javier Lambán, ha dado a entender un frente común con Galicia, Castilla y León, Andalucía y la Comunitat para promover mejoras.

Grandes diferencias

El dinero que perciben las cogeneradoras por aportar electricidad a la red se queda muy por debajo de los costes actuales del gas. Según menciona Ascer, «la retribución es de tan solo 108 euros de media para las cogeneraciones cerámicas, algo muy alejado de los precios actuales de mercado», con los mencionados 300 euros alcanzados en estos días. «Entretanto, los ciclos combinados, un 30% más ineficientes, perciben 307 euros», añaden, a razón de 143 euros por el precio del pool eléctrico y 164 del ajuste del tope del gas natural. 

Primeras señales

Fue en mayo, al poco tiempo de aplicarse el tope del gas para producir electricidad, cuando el presidente de Pamesa, Fernando Roig, anunció que sus plantas de cogeneración tendrían que parar. Algo que acabó haciendo unos días más tarde. El grupo empresarial ya ha enviado una carta al Gobierno para reclamar cambios en la actual normativa sobre cogeneración. Roig avisó de que estaban en riesgo los objetivos de su grupo de mantener el empleo y el crecimiento previsto para los próximos años.

Ascer destaca que la cogeneración cerámica representa el 45% de esta modalidad en la Comunitat, «y el 84% de la energía producida por este medio». La patronal azulejera pone de manifiesto que en estos momentos «de las 93 instalaciones que hay en el territorio autonómico, el 60% se encuentran paradas».

Compartir el artículo

stats