Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DIFICULTADES DEL SECTOR CERÁMICO

La cerámica espera efectos del clamor creciente a favor de la cogeneración

Las patronales del sector ven positiva la posición de Puig frente a la ministra Ribera

Interior de una fábrica de cerámica de Castellón. GABRIEL UTIEL BLANCO

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha sumado esta semana a la petición creciente de sectores empresariales y responsables políticos para trazar soluciones al problema que atraviesan las plantas de cogeneración. Una crisis que atraviesan las industrias gasintensivas de toda España y que tiene fuertes implicaciones para la cerámica de Castellón, que según los datos de Ascer cuenta con 28 plantas, que en condiciones normales generarían el 84% de toda la energía eléctrica de la Comunitat creada por esta vía. 

Desde hace unas semanas, el 60% de la capacidad está detenida, ya que el precio del gas natural está desbocado, mientras que la retribución que obtienen del Gobierno no compensa los costes. Por esta razón, el jefe del Consell escribió una carta a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que a su vez es la coordinadora de la política energética del Gobierno, para reclamar medidas «eficaces» que mejoren las negras perspectivas de la industria.

Desde la patronal cerámica, Ascer, valoraron el paso dado por Puig como «positivo», como es «todo apoyo que contribuya a que la cogeneración recibe un trato justo y permita volver a enchufar las centrales». Fuentes de la organización añadieron que habían «pedido su intermediación, y esta iniciativa pone de manifiesto la preocupación que rodea a esta situación en el sector y en la provincia». Sobre el contenido del escrito, la entidad considera que muestra «la solidez de los argumentos, que caen por su propio peso».

Doble vara de medir

Una de las críticas efectuadas por industrias como la azulejera tiene que ver con la discriminación que sienten respecto a otros medios de generar electricidad menos eficientes y más contaminantes, como las centrales de ciclo combinado, que tienen mejores retribuciones por los procesos para volcar electricidad a la red. Mientras la cogeneración se detiene, estas centrales cubren el hueco, lo que la Asociación Española de Cogeneración (Acogen) califica de «despilfarro».

Para el director general de Acogen, Javier Rodríguez, «la parada de cogeneraciones industriales acarreará a España un declive industrial sin precedentes, más de 2.000 millones de euros de derroche energético y emitir tres millones de toneladas de CO2 más».

La carta de Puig a la ministra Ribera ha ido precedida de comunicaciones de presidentes de otras comunidades autónomas y del principal grupo cerámico de Europa, Pamesa, que advirtió del peligro que podría acarrear el corte de la cogeneración para la empresa y el sector. Ante todo este clamor para pedir soluciones, el secretario general de Ascer, Alberto Echavarría, reclamó «diálogo» a la titular de Transición Ecológica. 

El azulejo, en vilo ante las nuevas medidas de ahorro

Una vez aprobado en el Congreso de los Diputados el primer paquete de medidas de ahorro energético, la ministra Teresa Ribera ya ha iniciado una nueva ronda de contactos para encontrar nuevas fórmulas para reducir el consumo de gas. Para ello, anuncian desde el área de Transición Ecológica, se consultará a «los principales agentes sectoriales, sociales, políticos y de la sociedad civil para analizar la situación y recabar propuestas».

Por el momento, tanto las asociaciones de fabricantes de cerámica como los de esmaltes y fritas no han sido reclutados para participar en el proceso. Desde Ascer «entendemos que en los próximos días irán concretando las reuniones con los sectores intensivos en energía como hemos venido haciendo desde el año pasado». Además, explican que antes del mes de agosto «mantuvimos una reunión en la que trasladamos las propuestas del sector para el ahorro energético y la mejora de la eficiencia».

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc), transmiten que desde el ministerio «aún no se han puesto en contacto con nosotros, pero tenemos claro que nunca puede haber reducción de uso de gas que afecte de forma directa a los niveles de producción de nuestra empresas».

La Unión Europea planteó un ahorro del consumo del gas para todos los países. Finalmente, España se comprometió a un 7%, si bien desde entonces no se ha concretado cómo se hará. 

Compartir el artículo

stats