Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Las penurias económicas del descenso para el Castellón, Albacete y Sabadell

Junto al Logroñés, club más saneado, deben afrontar pérdidas en esta temporada superiores a un millón de euros y aportaciones o ampliaciones de capital

El presidente del CD Castellón, Vicente Montesinos, tiene una difícil papeleta.

Si el golpe económico y deportivo que sufre un club cuando desciende de Primera a Segunda División, más dura si cabe es la caída del fútbol profesional (LaLiga) a las competiciones semiprofesionales que dirige la Real Federación Española Fútbol, como es el caso de la Primera RFEF y a la que ha regresado el CD Castellón con el consiguiente desequilibrio pecuniario.

De los cuatro clubs que bajaron la pasada campaña, tres de ellos están sufriendo en sus carnes las penurias de la Primera RFEF: Castellón, Albacete y Sabadell, tres de los últimos cuatro descendidos de Segunda A junto con el UD Logroñés, presentan pérdidas millonarias que se están viendo obligados a compensar o con aportaciones de sus dueños o con ampliaciones de capital.

El Castellón, sin ampliación

El club de la capital de la plana cerró el ejercicio 2020/21, el de Segunda División, con unas pérdidas de 38.000 euros, y eso que el club contabilizó unos ingresos de 7,5 millones. Pero, tras el descenso, las pérdidas previstas para este ejercicio 2021/22 son de 1,2 millones, lo que puede suponer que la deuda real a final de temporada ascienda a 5,8 millones.

Es por ello que en el panorama orellut planee una ampliación de capital, de unos 6 millones, la cual anunció en su día el presidente y máximo accionista, Vicente Montensinos, pero el consejo albinegro anuló, como se informó en la pasada junta general del mes de enero, dejando patente el inmovilismo económico del dirigente mientras busca comprador o socio inyector de dinero.

Algo que sí que han hecho Sabadell --su propietario aportó 500.000 € recientemente-- y Albacete --ampliación de capital de 6,2 millones-- para tapar la millonaria deuda arrastrada por ambos.

La situación económica de los cuatro clubs que descendieron de Segunda División a Primera RFEF.

La situación económica de los cuatro clubs que descendieron de Segunda División a Primera RFEF.

El UD Logroñés se mantiene

El club que menos ha sufrido el impacto del descenso es el UD Logroñés, con su presidente y máximo accionista a la cabeza, el fundador de Naturhouse Félix Revuelta.

El club riojano solo contabilizó unas pérdidas tras el ejercicio 2020/21 de 2.497 euros, aprobando para el presente ejercicio un presupuesto de gastos de 3,23 millones, que espera equilibrar.

Es sí, el Logroñés tampoco se libró de una ampliación de capital, liderada por Félix Revuelta, y que inyectó al club 1,8 millones.

Es la cruda realidad de las diferencias entre pertenecer al fútbol profesional (LaLiga) y militar en competiciones semiprofesionales como la Primera RFEF. 

Compartir el artículo

stats