Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esta tarde se clausurará este evento de interés turístico autonómico

Los vecinos de Nules responden a la cita con la recuperada feria agrícola

La gran mayoría de los visitantes cumplen con la exigencia de llevar la mascarilla

La zona de herradores volvió a ser uno de los principales reclamos entre las actividades complementarias de la Fira.

La zona de herradores volvió a ser uno de los principales reclamos entre las actividades complementarias de la Fira.

La afluencia de público en la segunda jornada de la Fira de Nules recordó a las ediciones previas a la pandemia con una diferencia principal, la gran mayoría de los visitantes llevaban cubierto el rostro con las mascarillas a lo largo de todo el recinto, cumpliendo así con la llamada a la responsabilidad colectiva del Ayuntamiento.

A la amplia oferta facilitada por las decenas de expositores que se han sumado a este evento, cabría destacar el reclamo que vuelven a suponer las actividades complementarios, que se plantean como una aliciente adicional a los atractivos que ya de por sí tiene esta cita comercial y social.

Entre los puntos que atrajo a más espectadores cabría destacara el de los herradores, donde volvieron a darse cita profesionales de diferentes puntos del territorio nacional, que exhibieron sus habilidades para calzar a los caballos.

El recinto registró un buen ambiente durante toda la tarde noche de ayer. MÒNICA MIRA

Relevancia agrícola

Aunque para el consistorio, la médula espinal de la Fira de Nules es, sin duda, la agricultura. El concejal responsable de la organización, César Estañol, remarcó la importancia que tiene para el Ayuntamiento el Racó del Llaurador, como punto de referencia para los profesionales del sector, que en esta edición se ha abierto a las empresas y organizaciones que participan con un estand, para que tengan la oportunidad de dar a conocer sus productos, como sería el caso de los dos representantes de Castelló Ruta de Sabor que han aceptado la invitación de Nules para volver a exponer junto a la ermita de Sant Xotxim, como destaca Estañol.

El edil aseguraba ayer que cuando en junio plantearon recuperar la feria, «teníamos serias dudas». De hecho, algunos participantes fijos prefirieron postergar su regreso al 2022. Con todo y con eso, la respuesta en general «ha sido muy positiva», como se podrá comprobar también hoy. 

Compartir el artículo

stats