Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de Sant Antoni

El legado de la Imprenta Martí: Un pasaje de la historia de Moncofa y la Plana Baixa

Al Ayuntamiento agradece al emblemático establecimiento su donación de maquinaria, «historia viva» del municipio

La biblioteca de Moncofa tiene un nuevo espacio con las piezas de la histórica Imprenta Martí.

La biblioteca municipal de Moncofa cuenta con nuevos elementos sobre la historia y el pasado reciente de esta localidad de la Plana Baixa. Dentro del programa de actos de las fiestas de Sant Antoni, el Ayuntamiento que preside Wences Alós llevó a cabo este lunes un sentido agradecimiento a Manuel Martí y Dolores Martí, propietarios de la imprenta Martí de la localidad, por la donación al consistorio, en el 2020, de diversas piezas y objetos, que se encuentran a disposición del público en un espacio habilitado en la biblioteca municipal y en el mercado municipal.

Precisamente, el acto se celebró en las instalaciones culturales y reunió a familiares y amigos de esta familia tan emprendedora y que, durante muchos años, en la década de los 60, regentó la única imprenta no solo de Moncofa sino de toda la comarca. 

El alcalde, Wences Alós, expresó su «agradecimiento por donar estas máquinas y el resto de muebles y piezas que durante muchos años han sido utilizadas por Manuel Martí, Dolores Martí y sus hijos porque, sin duda alguna, forma parte de la historia viva de la ciudad y con esta donación los vecinos y visitantes podrán conocer de primera mano, lo que fue la imprenta Martí». 

Por su parte, Dolores Martí también mostró su gratitud al consistorio por haber ubicado una de las dos máquinas y los muebles, en un lugar preferente en la biblioteca municipal.

A partir de ahora cualquier persona que acuda a la biblioteca municipal podrá comprobar cuáles eran los utensilios, piezas y demás objetos con los que diariamente trabajaban en la única imprenta de la localidad. Se trata de dos grandes máquinas de impresión: una tipográfica semiautomática GUTI-10 de 550 kilos y una automática Grafopress GPC de la década de los años 70, además de dos muebles chibaletes con varias composiciones en matriz y miles de tipos móviles de plomo, así como herramientas asociadas, entre otros. 

Compartir el artículo

stats