Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tras ganar la presidencia del PP local, relega a los que le dieron la espalda en su pugna con Barrachina

La alcaldesa de Onda retira la dedicación exclusiva y las tenencias de alcaldía a Aguilella y Albalat

Carmina Ballester apuesta por sus 'fieles' para consolidar su mandato

De izquierda a derecha, Carmina Ballester, Salva Aguilella y Elena Albalat.

Terremoto político en el equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Onda. La alcaldesa, Carmina Ballester, retira la dedicación exclusiva y las tenencias de alcaldía a Salvador Aguilella y Elena Albalat. Esta decisión supone que ambos ediles dejarán de cobrar un sueldo del consistorio y solo lo harán por asistencia a comisiones y plenos.

Asimismo, pierden peso en la jerarquía del ejecutivo local. Aguilella mantendrá las áreas de Hacienda y Empleo, pero Albalat pierde la portavocía, Recursos Humanos y Seguridad Ciudadana --responsable de la Policía Local-- y se quedará solo con la Concejalía de Igualdad.

Fuentes municipales argumentan que los cambios, que pasarán por el pleno de diciembre presumiblemente la semana que viene, llegan tras alcanzarse un consenso entre los protagonistas, así como para reducir el gasto político del Ayuntamiento, por lo que conlleva el recorte de dos dedicaciones exclusivas, ya que solo la alcaldesa tendrá esa retribución y, sobre todo, para potenciar a tres figuras jóvenes del gobierno local: Vicent Bou, María Baila y Óscar Valero. Los dos primeros asumirán las tenencias de alcaldía vacantes. Además, Bou dirigirá Recursos Humanos y Seguridad Ciudadana recae en Valero. 

Aguilella ya avanzó en el debate del presupuesto del 2022 la posibilidad de estas modificaciones, tras ser preguntado por el PSPV, que insinuó conflictos internos entre los populares. «Mejoraremos el ejecutivo y es una apuesta por quienes entraron hace dos años y ya tienen experiencia, desde un PP que siempre está al lado de los ondenses», como aseguró. 

Tensas primarias

Pese a la imagen de acuerdo que trasladan desde el gobierno de Onda, cabe recordar las tensas primarias de los populares de Castellón la pasada primavera. En marzo, Carmina Ballester dio el paso para optar a presidir el PP provincial, proceso al que también se presentó la alcaldesa de Vall d’Alba, Marta Barrachina, quien contaba con el aval de la dirección nacional de Pablo Casado.

Aguilella no apoyó entonces a su compañera en Onda y se posicionó a favor de Barrachina, como futuro número dos del partido. En abril, Ballester retiró su candidatura sin dar explicaciones claras

Con Barrachina como presidenta, Aguilella, quien es también diputado provincial, se convirtió en su mano derecha como secretario general. Y la Elena Albalat, quien tampoco dio su apoyo a su vecina, entró en la ejecutiva de Carlos Mazón, como vicesecretaria de Ecología y Desarrollo del PPCV, aupada desde el PPCS.

A nivel local, Carmina Ballester tuvo vía libre para ser proclamada presidenta de los populares de Onda y relevar, tras 16 años en el cargo, a Aguilella. Ya posicionó allí a su nuevo núcleo duro conformado por Bou, Baila y Valero. 

Compartir el artículo

stats