Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL ACUERDO ENTRE PSPV Y TSV SALTA POR LOS AIRES

Resumen de la crisis por el amigo invisible en Vinaròs: Gobierno roto que condena al bloqueo pese a la dimisión de José Chaler

El pleno reprueba al alcalde tras cesar a Fibla y provocar que TSV rompa el pacto

Este miércoles ha habido una cascada de movimientos que ha puesto patas arribas el equipo de gobierno en Vinaròs.

Tras días de silencio total y sin aparentes novedades en el culebrón del regalo del amigo invisible, el pacto de Vinaròs saltó por los aires este miércoles tras una cascada de movimientos que condenan al bloqueo al gobierno municipal tras la ruptura entre los hasta ayer socios, PSPV-PSOE y Totes i tots som Vinaròs (TSV).

La temprana dimisión de José Chaler parecía solucionar la crisis, pero la posterior comparecencia del alcalde, Guillem Alsina, para cargarse a Anna Fibla tuvo como respuesta inmediata la salida del ejecutivo local de TSV. Los efectos de ese divorcio se plasmaron en el pleno de la tarde, cuando la moción de reprobación impulsada por el PP logró salir adelante gracias al apoyo de la candidatura municipalista de Podemos, que ya ejerció como oposición.

Todo empezó a las 9.30 horas, cuando el ya exconcejal de Urbanismo y Deportes, José Chaler (PSPV), que inició todo este serial al dar como regalo de amigo invisible una cabeza de cordero, ojos, vísceras y fruta y verdura en mal estado a la también ya exedila de Cultura, Anna Fibla (TSV), anunció que dejaba el cargo. Lo hizo no porque ella lo pidiera o por lo que hubiera pasado, ya que explicó que su dimisión «dependía de otras variables», como la falta de respaldo. «Pues bien, tengo todo el apoyo de la ejecutiva y el partido, pero no del resto del grupo municipal ni del alcalde, y siendo consecuente con lo que dije, me hago a un lado y ya vendrán tiempos mejores», afirmó.

José Chaler anunció su dimisión como edil en la sede local del PSPV en Vinaròs. Javier Flores

No obstante, aseguró que va a continuar en el partido. «Para mí, esto no es un punto y final, sino un punto y seguido. Ahora intentaré mejorar la vida de la gente desde el papel que el partido crea conveniente que pueda ser más útil y empezar a trabajar por ganar las próximas elecciones», comentó.

Anuncio repentino

A priori, la renuncia de Chaler parecía poner fin al enquistado conflicto (la exigencia de TSV desde el primer momento era que el concejal se marchase), pero todo estalló cuando, minutos más tarde, el alcalde, de forma sorprendente, fulminó a Fibla. Alsina fundamentó esta decisión en la «disconformidad» del PSPV con la rueda de prensa que ofreció TSV para airear el regalo del amigo invisible, ya que «muchas de las cosas que dijeron no se ajustan a la realidad de los hechos ocurridos la tarde del 21 de diciembre ni de las cuestiones internas del pacto».

Llegados a ese punto y, como Fibla no había hecho «ninguna rectificación o matización», el primer edil comunicó que la cesaba de todas sus funciones por la «falta de confianza».  

El alcalde, Guillem Alsina, comunicó el cese de Anna Fibla en el ayuntamiento. Javier Flores

'Efecto dominó'

Aunque Alsina dejó claro que ese movimiento no significaba apear de sus cargos a los otros dos concejales de TSV, Hugo Romero y Cecilia Pastor, ya que «han demostrado desde el primer momento su implicación y voluntad para intentar llegar a un acuerdo que permitiera llegar al final de legislatura con este pacto de gobierno», la destitución de la líder de la formación tuvo un efecto dominó de lo más inmediato.

Pasado el mediodía, esos dos ediles, junto a miembros de la ejecutiva, comparecieron ante los medios para leer un comunicado con el que dieron a conocer que abandonaban el acuerdo de gobierno y se iban a la oposición. «El alcalde ha evidenciado su incapacidad para reconducir el buen entente de las relaciones entre los miembros y partidos del ejecutivo local. La concejala que fue víctima de este hecho desagradable y tuvo la valentía de denunciarlo públicamente es la persona más agravada, porque se le retira la confianza y las competencias en sus áreas en el Ayuntamiento», argumentaron, a la vez que criticaron al primer edil por «responsabilizar a Anna Fibla y TSV de un hecho del cual solo es responsable el edil del PSPV que desencadenó una crisis».

Ante esa decisión, que tildaron de ser «un menosprecio más» hacia la formación, «la expulsión de Fibla supone la expulsión de TSV del gobierno. Si expulsan a Anna, nos expulsan a todos», clamaron.

TSV, sin la presencia de Anna Fibla, hizo pública la ruptura del pacto de gobierno de Vinaròs. Javier Flores

El pleno, el epílogo

Las consecuencias de la ruptura del pacto tardaron apenas horas en plasmarse. Se visualizaron en el pleno que tuvo lugar por la tarde, en el que la moción de reprobación a Chaler y Alsina que había impulsado el PP resultó aprobada con los votos a favor del propio PP, PVI y TSV, la abstención de Ciudadanos y el no de PSPV y Compromís, cuyos votos fueron insuficientes para tirar atrás la propuesta, un nuevo escenario al que deberá acostumbrarse el ahora ya bipartito en lo que queda de mandato.

La sesión plenaria se celebró curiosamente con las ausencias de los dos grandes protagonistas: Anna Fibla (por el fallecimiento de un familiar) y José Chaler, que había dimitido horas antes. Conocidos rostros socialistas, como Ernest Blanch, Ruth Sanz o Ana Edo, presenciaron el pleno in situ.

Instante de la votación del pleno de reprobación en Vinaròs, en el que el nuevo equipo de gobierno (PSPV y Compromís) se quedó solo. Javier Flores

Discursos de cada partido

El PP cargó contra Alsina, al que afearon por ser «la indignidad revestida de alcalde» y le pidieron que dejara el cargo. «Nadie puede entender que el mismo día que Chaler presenta su dimisión el alcalde cese a Fibla, que ha sido la víctima del agravio y del acoso que se produjo desde su propio gobierno», señaló el portavoz de los populares, Juan Amat.

Desde Ciudadanos, Emmanuel Herrera lamentó «el esperpento y la vergüenza» que ha tenido que vivir Vinaròs «por culpa de un gobierno que ha hecho de una cabeza de cordero su campaña de Navidad, mientras que en Peñíscola ha sido Ferrero Rocher».

En Compromís, Paula Cerdà dijo que hubieran apoyado la moción si la reprobación hubiera sido solo a Chaler, mientras que, para Maria Dolores Miralles (PVI), «las declaraciones de Fibla sobre su relación han sido muy fuertes y el PSPV nunca las ha desmentido».

A todos ellos les contestó Marc Albella (PSPV), sobre todo al PP, al que acusó de realizar «el peor ejercicio de carroñerismo» que ha vivido la ciudad. Y dejó claro que «las prioridades» de los socialistas «han sido defender el proyecto común por encima de las diferencias y el interés de Vinaròs sobre las decisiones partidistas».

El alcalde reconoció, en último lugar, que lo que hizo Chaler «fue muy desafortunado, pero él ha asumido el error y lo ha pagado».

¿Y ahora qué?

El resultado de la votación de este miércoles es un preludio de lo que le espera por delante al equipo de gobierno (actualmente PSPV, con 7 ediles, y Compromís, con 1) en el cerca de año y medio que queda de legislatura. Deberán gobernar en minoría ante una oposición que se antoja feroz y que no le pondrá nada fácil sacar adelante cualquier proyecto, con el PP (6 concejales), TSV (3), PVI (2) y Cs (1), además del edil no adscrito, antes en las filas del PVI. 

Decisiones que cuestionan el liderazgo del alcalde Alsina

El alcalde de Vinaròs, Guillem Alsina, deja atrás un mes horribilis, coincidiendo con el final del 2021 y el comienzo del 2022. Más cuestionado que nunca como uno de los referentes socialistas en el norte de Castellón, su futuro político podría estar en la cuerda floja por las discrepancias que han despertado sus últimas decisiones. 

No supo capear ni reaccionar a una crisis de gran calado ocasionada por el macabro regalo del amigo invisible de José Chaler a Anna Fibla, que ha trascendido las fronteras autonómicas para ser notica nacional e, incluso, internacional. Ejemplo de ello es que la solución final ha tardado demasiado en alcanzarse y, además, rompiendo quinielas y con la peor de las resoluciones para el PSPV: dimisión de todo un edil de Urbanismo, figura clave del ejecutivo, ruptura del pacto de gobierno con TSV por la postura del munícipe y reprobación en el pleno. 

A esto cabe añadir que el primer edil finalizó el año enviando una crítica carta al president Ximo Puig, por un fallo en la campaña El Nadal és valencià relacionado con el nombre de Vinaròs. Asimismo, su apuesta en las primarias socialistas por Ernest Blanch fue fallida y en su propio municipio venció el nuevo secretario general del PSPV provincial, Samuel Falomir (29 votos por 21 de Blanch). Recordar que Chaler, quien argumentó ayer que tiene el apoyo del partido y su dimisión se debe a la pérdida de confianza de Alsina, se posicionó a favor de Falomir.



Cronología del divorcio entre PSPV y TSV

  • 21 de diciembre. Tras el último pleno del año, los concejales del equipo de gobierno se dan los regalos del amigo invisible. A José Chaler le toca Anna Fibla y ahí comienza todo este serial.
  • 23 de diciembre. TSV convoca una rueda de prensa para hacer público el regalo que recibió Fibla de Chaler. Ella pide su dimisión.
  • 24 de diciembre. Chaler envía un comunicado en el que le pide disculpas a Fibla y desvincula al partido del regalo. Ella rechaza su perdón y lanza el órdago: o dimite o adiós al pacto.
  • 27 de diciembre. Chaler vuelve de vacaciones de forma apresurada y comparece ante los medios junto al alcalde. Reitera que no dimite, pero pone su cargo a disposición del partido. El asunto llega a la esfera autonómica.
  • 28 de diciembre. La ejecutiva autonómica del PSPV rechaza expulsar a Chaler y Podemos insiste en romper el pacto de gobierno.
  • 3 de enero. TSV pone como tope el 10 de enero para que cesen a Chaler o él deje el cargo.
  • 10 de enero. Amplían el plazo unos días más al no haber llegado a un acuerdo.
  • 11 de enero. Las ejecutivas autonómicas se lavan las manos y vuelven a pasar la pelota a los grupos municipales.
  • 14 de enero. Fijan el pleno de reprobación impulsado por el PP para el día 19 sin haber llegado aún a ninguna solución.
  • 18 de enero. Trasciende que Chaler se ha despedido de sus técnicos.
  • 19 de enero. Se precipitan todos los movimientos. Dimite Chaler, el alcalde cesa a Fibla y el pleno reprueba a Alsina y al propio Chaler.

Compartir el artículo

stats