Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia hace que este año se pidan menos permisos para encender fuegos

La Recua Arriera, las hogueras y el reparto de 6.000 'prims' marcan el Sant Antoni de l'Alcora

El Ayuntamiento, las cofradías y la Caixa Rural son los encargados de la organización de los actos

Algunos de los mejores momentos que dejó la fiesta de Sant Antoni en l'Alcora, este sábado. Javier Nomdedeu

L’Alcora vivió este sábado su fiesta de Sant Antoni, una festividad que este año han organizado el Ayuntamiento y las cofradías locales con la colaboración de la Caixa Rural. 

Así, la Junta Central de Cofradías y Hermandades, que agrupa a las cuatro entidades que existen en la capital de l’Alcalatén (Dulce Nombre y Purísima Sangre de Jesús --la del Sepulcro--, la del Santísimo Cristo del Calvario, el Nazareno y la de la Virgen de los Dolores), y el consistorio actuaron de clavarios de 2022, de modo que realizaron la bendición de los prims por la mañana, mientras que por la tarde fue el turno de consagrar a los animales para seguir con el desfile de la Matxà con la participación de la Recua Arriera.

Se trata de una recreación autóctona única, que desfiló por los lugares donde se realizaron hogueras (los caballos recorrieron 27 en total), si bien la pandemia hizo que se solicitaron menos permisos que en años anteriores. El desfile terminó en la plaza del Ayuntamiento donde se repartieron 6.000 prims.

26

La fiesta de Sant Antoni de l'Alcora, en imágenes Javier Nomdedeu

Y es que la singularidad más notable del Sant Antoni en l’Alcora es esta Recua Arriera que se encargaba de transportar, en el siglo XVIII, las preciadas y cotizadas cerámicas de la Real Fábrica del Conde de Aranda por todo el mundo, llegando a ser tan famosa que incluso Goya la inmortalizó en el cuadro El cacharrero que se encuentra en el Museo del Prado.

La concejala de Cultura y Patrimonio, Ana Huguet, se mostró confiada en que la evolución de la pandemia mejore porque «la intención del consistorio es, con precaución, que la vida social y las tradiciones de la villa, como la de Sant Antoni, sigan realizándose, tomando las medidas necesarias y aprendiendo a convivir con la situación existente», por lo que animó a la ciudadanía a participar en las iniciativas que organicen. 

Compartir el artículo

stats