Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIESTAS DE SANT VICENT FERRER

Implicación peñística en una intensa jornada de ‘bous al carrer’ en la Vall

La tarde comnzó con un homenaje al joven ‘rodaor’ que en el 2019 murió corneado, a la vez que L’Ermita, Amics de Fran ‘Patet’ y Bou per Sant Vicent patrocinaron las exhibiciones

Imagen de los miembros de la peña que realizó el homenaje póstumo al joven ‘rodaor’ de la Vall fallecido en 2019. MÒNICA MIRA

La programación vespertina empezó bien ayer en las fiestas patronales de Sant Vicent Ferrer de la Vall d’Uixó. Templario fue el ejemplar de Jandilla que inauguró una tarde taurina que tenía a los miembros de la comisión con los nervios a flor de piel, después de que el sábado no fuera lo que esperaban en cuanto al papel en la calle de los astados, pese a que la presentación de los cuatro fue incuestionable. El festejo de ayer les sirvió de compensación, porque los toros, en su mayoría, estuvieron a la altura de las expectativas.

El de Jandilla, adquirido por Amics de Fran Patet, ofreció una salida de ovación en la Vall. MÒNICA MIRA

El de Jandilla --adquirido por Amics de Fran Patet-- ofreció una salida de ovación. Animó al público y contentó a los rodaors, respondiendo con buen ánimo a quien lo citaba, hasta que las fuerzas, como es lógico después de tanta intensidad, fueron menguando. A esas alturas ya había contentado. 

'Boquerón', de Salvador Gavira García, salió cargado de peligro. MÒNICA MIRA

Boquerón, de Salvador Gavira García, fue la cruz de esa cara. Salió cargado de peligro y aunque es sabido que eso agrada a los taurinos, hubo quien lo consideró soso y falto de gracia. No dio para mucho, salvo para recrearse en su planta. Los patrocinadores, la Penya l’Ermita, tuvieron una segunda oportunidad y Jardinero no les defraudó, ni a ellos ni al resto de aficionados, firmando lo que muchos consideraron lo mejor de la tarde.

El de la ganadería Los Maños divirtió al respetable y se paseó por el recinto escuchando a los 'rodaors'. MÒNICA MIRA

Divirtió al respetable y se paseó por el recinto escuchando a los rodaors, exhibiendo su morfología para deleite de quienes saben valorar los encastes y la huella que dejan en los toros, pero también para los profanos que no necesitan entender tanto para disfrutar. Al cierre de esta edición quedaba por embolar un ejemplar de Cayetano Muñoz, de la peña Bou per Sant Vicent. Los toros volverán a Sant Vicent el sábado.

Homenaje aplazado

Del primero de la tarde queda algo por decir más allá de la crónica taurina, pues no era una exhibición cualquiera. El 30 de abril de 2019 murió como consecuencia de una grave cogida en Xilxes un joven de la localidad de 19 años, Fran Porcar. Un duro golpe para los aficionados de la Vall, pues era un habitual en los festejos, especialmente los de Sant Vicent. La peña Amics de Fran Patet se creó ese año con el propósito de rendirle un homenaje en las fiestas del 2020, recordándolo con lo que a él más le gustaba, los bous al carrer, pero llegó la pandemia y, como en tantas y tantas cosas, el tributo se aplazó.

A menos de una semana del tercer aniversario de su muerte, el joven rodaor estuvo presente en el barrio que lo vio nacer y dotó de un doble significado a lo sucedido en la segunda jornada taurina. 

Compartir el artículo

stats