Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orpesa repara de urgencia las goteras del polideportivo

La obra se ejecuta este julio con 38.000 € y no frena la actividad deportiva del recinto

Las labores las realiza una empresa especializada en trabajos en vertical, por lo que no afecta a la actividad deportiva. | MEDITERRÁNEO

Las obras de urgencia para la reparación de la cubierta del polideportivo Carlos Taulé de Orpesa ya han empezado. Los trabajos se desarrollan durante este mes de julio, con una inversión del Ayuntamiento que asciende a 38.000 euros.

El concejal del área de Deportes, Jordi Llopis, explica que «las instalaciones presentaban deficiencias desde noviembre del 2021, cuando se detectaron múltiples goteras». Estas, además, no se limitaban a episodios de lluvias, sino también «por la propia condensación de la humedad», según apunta el edil.

La situación estaba afectando a la práctica de los deportes que se llevan a cabo en estas instalaciones, como es el caso del hockey, detalla Llopis.

Ante esta afección, urgía ejecutar esta actuación «de forma inmediata». Una empresa de trabajo en vertical se encarga de desarrollar las labores necesarias en la cubierta, por lo que no afecta al interior del edificio y no es necesario la interrupción de las actividades que se realizan en el polideportivo municipal. No obstante, es habitual que el centro esté cerrado durante el próximo mes de agosto.

Las intervenciones consisten, primero, en la limpieza de las canaletas de evacuación de agua y, después, en el recubrimiento e impermeabilización de estas para evitar que se produzcan filtraciones, señala el responsable local.

Asimismo, el objetivo es continuar con la hoja de ruta de mejoras previstas para estas instalaciones deportivas municipales, con el impulso de nuevas actuaciones, como la renovación de parte de la maquinaria, así como la mejora de la climatización del edificio.

Otras intervenciones deportivas

Al respecto de obras impulsadas por el área de Deportes, el pasado abril, concluyeron las intervenciones de remodelación del campo de fútbol que depende del consistorio, con la colocación de nuevo mobiliario en los vestuarios y despachos.

Además, para garantizar el mantenimiento del césped artificial, se impulsó el recebado del terreno de juego, con la implantación de caucho en las partes en las que es necesario lograr un grosor de entre 6 y 8 centímetros.

Los dos proyectos requirieron de una inversión 30.000 euros. Y se suma a la renovación integral que se llevó a cabo en el estadio, con unos 600.000 euros.

Compartir el artículo

stats