Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL

La importante reforma en el campo de fútbol de Gran Vía de Castellón que todos esperan

Los usuarios alertan del grave deterioro de las instalaciones, sobre todo del terreno de juego

El deterioro del césped artificial de Gran Vía, instalado en 2010, presenta ya un estado alarmante. GABRIEL UTIEL BLANCO

El Ayuntamiento de Castelló invertirá más de 700.000 euros en la sustitución del césped artificial de Gran Vía (en un estado lamentable, como se observa a simple vista), así como también de uno de los dos de este tipo de superficie en Gaetà Huguet. Omar Braina, concejal de Deportes, ha confirmó a Mediterráneo, a raíz del artículo publicado sobre el alarmante deterioro de la moqueta de este complejo deportivo, que la actuación, ya aprobada en su momento por el consejo rector, se encuentra «en fase de licitación». El edil, aunque no entra en plazos, sí espera que aprovechando el parón del verano, se ejecute la importante y necesaria mejora, para alivio de los cientos de usuarios que, semanalmente, acuden a jugar a ese campo.

«Es un proyecto, por un valor de más de 700.000 euros, que está aprobado y en fase de licitación», subraya Braina. «No podemos hablar de plazos, pero lo ideal sería aprovechar que no hay competición en verano para llevarlo a cabo», añade el concejal, que recuerda también que se incluye uno de los dos terrenos de juegos de moqueta de Gaetà Huguet.

Mal desde el principio

Las instalaciones deportivas municipales de Gran Vía sufrieron una profunda transformación en 2010, a raíz de la inversión de 850.000 euros, que conllevó la instalación de césped artificial en un campo de tierra que, en aquel momento, ni siquiera tenía la homologación de la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana. Desde entonces, las actuaciones han sido mínimas, según denuncian los usuarios, en un campo que, además, ha sido objeto de actos vandálicos.

Tomás de Rosa, gerente del Patronat d’Esports, añade otro motivo por el cual ese tapete ha sufrido un deterioro tan evidente y rápido, lo cual ha provocado una vida útil del mismo muy por debajo de lo esperado: un estándar de calidad inferior a lo estipulado.

«El problema de la hierba artificial de Gran Vía es que era de baja calidad», sostiene De Rosa, que agrega: «Tampoco se instaló de la forma adecuada: directamente sobre el suelo, sin una solera», en alusión a una base de cemento.

Mediterráneo ya publicó, en noviembre del 2017, un artículo que hablaba de ese prematuro envejecimiento del campo de Gran Vía.

Alerta ante el grave deterioro del campo de Gran Vía de Castellón

Alerta ante el grave deterioro del campo de Gran Vía de Castellón J.P

Desperfectos añadidos

No obstante, lo cientos de jugadores que juegan y/o entrenan allí cada semana también se refieren a otro tipo de desperfectos que deben subsanarse: bocas de riego sin que estén oportunamente selladas, albornales y desagües que se han levantado y que suponen un peligro añadido de sufrir lesiones, redes de porterías rotas... El deseo de todos ellos es que el próximo curso, Gran Vía esté en condiciones para la práctica segura de deporte y coja el testigo del vecino pabellón Ciutat de Castelló, modernizado también hace unos meses.

Compartir el artículo

stats