+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

estos días han funcionado el ciclo combinado castellón 3 y 4 en el polígono castellonense

El frío y la sequía activan la segunda planta de Iberdrola en el Serrallo

La compañía acaba de realizar una parada de mantenimiento en ambas instalaciones. El grupo prevé una mayor actividad en los ciclos combinados del Grao hasta marzo

 

Uno de los ciclos combinados con que Iberdrola cuenta en el polígono del Serrallo. - MEDITERRÁNEO

RAMON OLIVARES RUIPÉREZ
26/11/2017

Estos días es frecuente ver en actividad los dos ciclos combinados de Iberdrola del polígono del Serrallo. Este es un hecho habitual a estas alturas del año (ya sucedió así en el 2016) que en este se ha podido ver acrecentado por un factor que para muchos podría no tener relación: la sequía.

Y es que la falta de recursos hídricos en los embalses (las reservas hidroeléctricas se situaban a 30 de septiembre en 3.448,8 gigavatios/hora en toda España, lo que significa un grado de llenado de los embalses del 31%, señalan fuentes de Iberdrola) está entre las causas de la entrada en funcionamiento del ciclo combinado Castellón 3, el menos habitual de los dos con que la compañía cuenta en el Grao.

Lo reconocen las propias fuentes del gigante eléctrico. «El mayor funcionamiento de los ciclos combinados en estas fechas corresponde, sobre todo, a la baja generación con energía hidroeléctrica», reconocen desde Iberdrola. Esto, unido a la «baja eolicidad» (es decir, a la escasa generación de energía eléctrica en los parques eólicos) «y al aumento de la demanda por la llegada del frío», ha hecho que entren en funcionamiento las dos plantas.

menos de la mitad // Tal es el impacto de la sequía en la actividad energética que las fuentes reconocen que para la compañía «los nueve primeros meses del año han estado caracterizados por el bajo recurso hidroeléctrico en España», lo que ha motivado que la producción de las centrales que funcionan con agua caiga «un 57,6%» sobre el mismo periodo del 2016. Este año han generado 6.455 GWh, frente a los 15.227 que crearon el año pasado. Esto ha tenido que ser suplido por otras formas de generación eléctrica, como los ciclos combinados del Serrallo. Desde la compañía resaltan que es en estas situaciones «cuando se demuestra el valor que aportan las centrales de esta tecnología a la estabilidad del suministro eléctrico».

Las dos plantas del Grao han vuelto ahora a la actividad tras realizar una parada de mantenimiento. Y las previsiones de Iberdrola apuntan a «un mayor funcionamiento de Castellón 4 y que en ocasiones pueda entrar [en actividad] también Castellón 3» hasta «final del primer trimestre de 2018», señalan las fuentes.