+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

RESTOS DE FINALES DEL SIGLO VI

Morella pretende abrir a las visitas el yacimiento visigodo

El Ayuntamiento trabaja para potenciar el importante hallazgo y lograr que sea BIC

 

Imagen realizada con dron del nuevo yacimiento hallado en Morella. - JAVIER ORTÍ

JAVIER ORTÍ
02/02/2021

Sabedores del diamante en bruto que supone tener en su término municipal uno de los yacimientos visigodos más importantes y mejor conservados de toda España, el Ayuntamiento de Morella trabaja para poner en valor el último de los muchos hallazgos encontrados en la capital de Els Ports, esta vez en el Mas de Sabater, con el objetivo de hacer visitable esta edificación que se remonta a finales del siglo VI.

Por ello, el consistorio ha iniciado el proceso para solicitar a la Generalitat valenciana que declare bien de interés cultural (BIC) estos restos arqueológicos, para lo que confía en poder contar con el apoyo de la Conselleria de Educación y Cultura. «Trabajamos para que el Consell asuma su puesta en valor y facilite las visitas a esta joya del patrimonio visigodo», dice el alcalde, Rhamsés Ripollés.

Muestras in situ

En este sentido, el munícipe subraya la trascendencia del hallazgo y destaca la necesidad de dar visibilidad a las muestras del pasado histórico encontrado en la localidad. «Durante estos años hemos realizado varias presentaciones, ahora que han finalizado las actuaciones es importante que las visitas y exposiciones puedan ser in situ y que podamos disfrutar todos de este patrimonio», recalca Ripollés.

No en vano, no todos los días hallan en Morella unos restos que tienen unos 1.500 años. Y es que, más allá de la longevidad que atesora el recinto, la edificación sobresale por el buen estado en el que se mantiene más de un milenio después.

Así lo atestigua el codirector de los trabajos arqueológicos, Ramiro Pérez, que asegura que el yacimiento «conserva el 98% de la planta original». «Además, nos aporta información muy relevante de la época visigoda, un periodo de nuestro pasado del que, aún hoy, tenemos muy poca información», enfatiza el experto.

Sacar a la luz los restos ha sido un proceso en el que los investigadores han trabajado 10 años y ha sido posible gracias al mecenazgo de la empresa Arcillas Vega del Moll, que ostenta la concesión minera en la zona, con un coste de 350.000 euros. Ahora, el equipo de arqueólogos y el consistorio esperan que el Consell invierta con el fin de que el público en general disfrute del descubrimiento.