+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

partido de vuelta 3 los blancos acarician el título tras el 1-3

Un clásico crispado por un partido de ida polémico y casi definitorio

Barça y Madrid se citan hoy en el Bernabéu, con la Supercopa en juego, en un ambiente tenso

 

Zidane no ocultó su malestar por la sanción de cinco partidos a CR7. - AGENCIAS

Ernesto Valverde no arroja la toalla en la lucha por la Supercopa. - AGENCIAS

JORDI TIÓ
16/08/2017

Crispados llegan hoy al Bernabéu Barça y Madrid a la vuelta de la Supercopa de España, un título que ha adquirido un claro color blanco por el 1-3 de la ida pero que, a afectos prácticos, no dejó nada contentos ni a madridistas ni a azulgranas. Los primeros se sienten perjudicados por los árbitros y discriminados por la justicia deportiva, por los cinco partidos de sanción impuestos a Ronaldo (vio la roja y empujó al colegiado), lo que propiciará que hoy el Bernabéu proteste airadamente por este supuesto agravio. Mientras, no se queja de puertas hacia fuera, el Barça, también llega a la cita tensionado por las críticas de Pep Segura, mánager deportivo, a Piqué, a quien responsabiliza de la derrota por su autogol, y por los fichajes que no llegan, mientras jugadores de peso como Busquets siguen reclamando refuerzos.

TOQUE A PEP SEGURA // Contundente se mostró ayer el mediocentro azulgrana por las críticas de Segura a Piqué, algo que no ha sentado nada bien en el vestuario. «No estoy de acuerdo porque fue mala suerte y no perdimos por esa acción. No es la mejor manera de expresarse y más dentro del club hacia un jugador», recriminó Busquets al máximo responsable de la dirección técnica.

El centrocampista también fue muy claro a la hora de reclamar de nuevo la llegada de refuerzos. «Que faltan fichajes es obvio», aunque quiso matizar esta afirmación, que ya hizo justo al acabar el duelo ante el Madrid. «Dije que cada año toca renovarse no por la derrota sino porque el fútbol es muy exigente y toca mejorar lo que tienes cada temporada. Con la marcha de Neymar está claro que necesitamos a jugadores ofensivos. ¿Coutinho y Dembélé? Ojalá puedan venir los máximos y de la mejor calidad».

VALVERDE, DIPLOMÁTICO // Más diplomático se mostró Ernesto Valverde respecto a la respuesta de Busquets a Segura. «Creo que esto depende del altavoz mediático y que se saca de quicio. Hemos de mantener un poco la calma», reclamó el entrenador del Barça, para quien la acción de Piqué «fue una fatalidad». Una acción de mala suerte que condicionó el partido y la final, ahora muy cuesta arriba pero que el técnico no ve imposible, a pesar de que hoy no podrá contar con Iniesta, baja por una contusión en la pierna derecha. «Tenemos que generar situaciones de gol sabiendo que también hemos de controlar sus contras», incidió Valverde, una faceta que, en su opinión, el equipo descuido en los últimos minutos en el Camp Nou.

El técnico se mostró satisfecho por la llegada de Paulinho. «Es un titular de Brasil en el centro del campo y físicamente es muy fuerte. Nos puede ayudar desde otra perspectiva porque es un perfil de jugador que no existe en la plantilla». Eso sí, sobre las críticas que ya ha desatado su fichaje, pidió que se le dé tiempo. «Se habla mucho de él antes de llegar y pediría que se opine de su rendimiento una vez le veamos».

ZIDANE VE MANO NEGRA // Por su parte, si a través de las redes sociales se llama a una pañolada a la salida del equipo arbitral, al grito de «¡basta ya!», ayer, Zidane, que siempre proclama que nunca habla de los arbitrajes, expresó su indignación y empleó buena parte de la rueda de prensa en subrayar la desproporción de la sanción de cinco partidos a Cristiano Ronaldo en relación a lo que pasó en el Camp Nou. Carvajal habló de injusticia, de castigo excesivo y aseguró que tanto el goleador portugués como todo el vestuario están «jodidos».