+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

CICLISMO

Valverde tiene la palabra en el Tour

El equipo Movistar debe decidir a partir de este domingo si sacrifica totalmente al corredor murciano para intentar noquear con Quintana a un Froome hasta ahora incuestionable de amarillo

 

Un aficionado bromea sobre el incidente de Ventoux, durante la etapa de este sábado. - AP / PETER DEJONG

SERGI LÓPEZ-EGEA / VILLARS LES DOMBES (Enviado especial)
16/07/2016

Chris Froome no ha mostrado en 14 etapas de Tour resueltas ni un solo signo de debilidad. Ha sido el mejor de los favoritos en el llano (arañó segundos en Montpellier tras cortar al pelotón por el viento), en el descenso (atacó bajando el Peyresourde y se colocó de líder) y en la subida al Ventoux, donde solo lo frenaron las motos que siguen la prueba. No debería haber motivos para pensar en una debacle del corredor británico, aunque el conjunto Movistar no renuncia, ni mucho menos, a lo que han catalogado como el "sueño amarillo" de Nairo Quintana.

La escuadra de Telefónica sigue teniendo una fe incuestionable hacia su líder colombiano al que ven física y psíquicamente mucho mejor que hace un año cuando acabó segundo en los Campos Elíseos por detrás del corredor del Sky. El debate en el seno del equipo es ahora la manera de enfocar la tercera semana que, de hecho, empieza este domingo con una etapa considerada como de las de mayor peligro por su diseño con seis subidas por los montes del Jura (entre ellas el Grand Colombier) de las que llaman a una emboscada en toda regla para intentar lanzar una ofensiva contra el jersey amarillo y su equipo.

Movistar debate entre sacrificar a Alejandro Valverde totalmente en favor de Quintana o resguardar al corredor murciano, quinto de la general, y con claras aspiraciones de volver a subir al podio de la capital francesa, tal como hizo el año pasado. "Mientras Nairo tenga opciones para ganar el Tour me entregaré a él ciento por ciento. El jersey amarillo está lejos pero hay que luchar por conseguirlo", aseguró Valverde este sábado en la salida de Montélimar.


LA CLASIFICACIÓN GENERAL

Sin embargo, Valverde no ha renunciado, ni mucho menos, a la clasificación general; entre otras cosas porque nadie le ha obligado. Y prueba de ello es la aceptable contrarreloj que el murciano realizó el viernes en el departamento del Ardèche, por delante de Quintana. Valverde tiene la palabra porque es difícil nadar y guardar la ropa, aunque posiblemente él sea, único en su especie, el ciclista del pelotón mundial mejor preparado para trabajar por otro y a su vez asumir retos en la clasificación general. "No renuncio y estoy muy bien", asegura Quintana, conservador en lo que se lleva de Tour, a excepción de la subida al Ventoux, donde atacó dos veces, aunque sin éxito antes de levantar el pie porque no podía aguantar a Froome.

Quintana ha reconocido que se precipitó en la cima provenzal, sobre todo porque no tenía nada a ganar y mucho a perder (como así fue) con un viento exagerado que frenaba sin piedad a susapenas 55 kilos de peso. Con viento, Nairo nada tiene que hacer frente a un Froome que lo aventaja en 14 kilos de peso. La estrategia del Movistar, hasta ahora, ante unos Alpes que empiezan el miércoles, con el aperitivo del Jura de este domingo, era llegar con Quintana y Valverde enteros y con el equipo en forma para lanzar la ofensiva definitiva ante Froome, quien, tradicionalmente, siempre sufre en los últimos días.


LA ESTRATEGIA

Además, el conjunto español ha ido resguardando cada día a sus gregarios, ya que José Luis Arrieta, el técnico en carrera, solo ha querido que un máximo de tres corredores, una cifra suficiente a su entender, trabajase a fondo en cada etapa y los ha ido relevando a fin de que todos pudieran ‘descansar’ en alguna etapa. De ahí la razón de que corredores de calidad como Ion Izagirre o Jesús Herrada, perfectamente preparados para ganar etapas del Tour, se encuentren situados en la general muy por debajo de la posición que realmente ocuparían en el caso de que estuvieran disputando la clasificación.

La fortaleza del Sky es otro problema para la escuadra telefónica. Al contrario de ellos, el conjunto británico ha empleado a fondo a todos sus corredores en las etapas importantes hasta ahora disputadas. Jornadas como la de este domingo son una llamada para tratar de eliminar a los gregarios de Froome y dejarlo aislado.

Tampoco hay que olvidar la respuesta y el papel que puedan jugar los dos invitados nuevos de este año, toda una incógnita: Bauke Mollema y Adam Yates.