+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MERCADOS

La banca da rentabilidades de hasta el 20% a los grandes inversores

La colocación de activos inmobiliarios y acciones exigen descuentos medios de hasta el 70%

 

Dos inversores observan una pantalla con la evolución del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid. - ARCHIVO / EFE

P. ALLENDESALAZAR
21/10/2017

Las posibilidades de inversión para el pequeño ahorrador prudente no son muy atractivas estos días. Si se acerca a una oficina bancaria a contratar un depósito, se encontrará con que el interés medio que ofrecen las entidades es del 0,11%. Es decir, que se le ofrecerá perder poder adquisitivo, ya que la inflación está en el 1,8%. Consecuencia, alegan los bancos, de la política del Banco Central Europeo (BCE) de tipos ceros y de cobrar a las entidades financias por guardar su dinero (un 0,4%).

La alternativa más habitual que ofrecen a sus clientes minoristas es que asuman más riesgo y contraten un fondo de inversión, un producto que acumula una rentabilidad interanual del 3,29%. Dicho de otra manera, el dinero invertido hace un año habría aumentado su poder de compra en 1,49 puntos, si bien a ello habría que descontarle las comisiones que cobran las entidades.

Los grandes inversores, en cambio, juegan en otra liga y exigen rentabilidades a los bancos para comprar sus activos que llegan a multiplicar por seis la que ofrecen los fondos. Y las obtienen, como demuestra el fuerte incremento registrado por estas operaciones en los últimos años. Primero llegaron los cazadores de gangas en el 2014 y posteriormente firmas más variadas y con mayor vocación de largo plazo.

Según fuentes del sector, los inversores profesionales exigen estos días unos retornos medios (calculados según el precio de compra y la rentabilidad prevista de los activos) del 13% para adquirir las filiales de gestión inmobiliaria de los bancos, del 15% por los activos inmobiliarios físicos (viviendas, hoteles, centros comerciales y logísticos) y los créditos ligados al sector, y del 20% para acudir a las ampliaciones de capital de las entidades.

GRANDES DESCUENTOS

Los grandes inversores se aprovechan así de la necesidad que tienen los bancos de reducir su mochila de ladrillos y de reforzar su capital. Las entidades pueden vender sus activos inmobiliarios con descuentos de entre el 40% y el 50% respecto al valor contable al que los tienen apuntados en sus libros sin sufrir pérdidas gracias a las provisiones que han ido guardando. Pero aún así, todavía hay operaciones de venta de carteras que les provocan minusvalías, aunque en las ventas activo por activo es menos habitual.

La inversión inmobiliaria en España, así, aumentó un 58% entre enero y septiembre, hasta los 10.300 millones de euros, y podría cerrar el año por encima de los 12.000 millones de euros, según los datos de CBRE y Cushman&Wakefield. La inversión directa desde el extranjero representó el 67% del total, y aumentó un 73% respecto al mismo periodo del año pasado.

Las ampliaciones de capital también se realizan con descuentos medios de entre el 60% y el 70% respecto al valor teórico contable de las propias entidades. Estas ventas de nuevas acciones, así, perjudican a los accionistas actuales de los bancos, que ven diluida y devaluada su participación, pero ofrecen a los nuevos propietarios una rentabilidad muy atractiva.