+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRISIS VENEZOLANA

HRW aboga por la presión internacional para controlar a Maduro

La organización humanitaria constata que ninguna institución interna puede contrarrestar el poder presidencial

 

El presidente de Venezuela en el programa de radio y televisión Los domingos con Maduro. - REUTERS

MONTSE MARTÍNEZ
18/01/2018

Maduro campa a sus anchas en Venezuela sin que ninguna institución interna pueda contrarrestar su poder. La organización humanitaria Human Right Watch (HRW),  en su informe anual referente al 2017, se entreteniene especialmente en la desastrosa situación que atraviesa el país latinoamericano. En este contexto, la organización considera clave la presión internacional, especialmente la de los países vecinos, que se pueda ejercer contra el Gobierno del presidente de Venezuela.

Los tribunales están bloqueados por jueces que "ni tan solo fingen independencia", los disidentes son fuertemente represaliados y encarcelados -acabando con cualquier atisbo de oposición eficiente al presidente continuista del fallecido Hugo Chávez- y los civiles son enjuiciados en tribunales militares. Es el panorama que dibuja la organización humanitaria que no se olvida de destacar la carencia de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad que están obligando a los ciudadanos a abandonar de forma masiva el país. 

Las inhumanas condiciones en las cárceles, la impunidad para los que vulneran los derechos humanos y el acoso a los activistas que defienden los derechos humanos acaban de perfilar la situación en la que se encuentra el país latinoamericano.

En este panorama tan crítico, según HRW, no hay instancias internas para frenar abusos o castigar a los responsables. ¿Qué es lo único que queda? Las instancias internacionales. Son la única posibilidad, la condena internacional constante", ha argumentado a Efe el director para América de HRW, José Miguel Vivanco.

Reacción sobresaliente
La organización ha subrayado especialmente el giro adoptado por los Gobiernos de once democracias latinoamericanas, cuya reacción ha sido "sobresaliente". Las voces que se alzaron en los países vecinos para sumarse a los manifestantes dentro de la propia Venezuela supusieron un hecho sin casi precedentes, ya que tradicionalmente han sido reticentes a criticar la represión, señala el informe.

Para el director para América de HRW, Vivanco ve en la aplicación de sanciones individuales contra responsables venezolanos la forma más efectiva de presionar al régimen  como se dispone a hacer la Unión Europea congelando activos y prohibiendo entrar en territorio comunitario a ciertos altos cargos.

Además, llamó a los países latinoamericanos a pedir que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) abra una investigación por la violación de derechos fundamentales en ese país.