+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SEGUNDA JORNADA DEL CONCURSO DE MASCLETAES

Pibierzo llega del norte y se doctora en Castellón

La pirotecnia de León ofrece una mascletà de más a más con fuerza y ritmo que atronó el cielo primaveral de Castellón en la segunda del ciclo

 

REINAS. Estefanía y Berta encendieron la mascletà, junto a Sara Usó. - NACHO MATA

EXPECTANTES. El público de Castellón atendió de principio a fin con buen sabor de boca a Pibierzo. - NACHO MATA

CRISTINA GARCIA
22/03/2017

Del norte ha llegado y en Castellón se ha doctorado». La frase es de Juan, un castellonense que no se pierde ni una mascletà de la semana grande de Castellón y que ayer martes estuvo más de cinco minutos aplaudiendo, como el resto de público congregado en el Primer Molí, a Pedro Alonso, el director pirotécnico de Pibierzo, la empresa que vino de León para atronar el cielo de la Magdalena más cohetera.

El Concurso de Mascletaes vivió ayer un martes inusual. Llegaba una segunda jornada tras un estreno rotundo de Gironina, y Pibierzo vino «a por todas». «A dar el do de pecho», señalaba el director. En la cartera, 295 kilos de material, con altos calibres de hasta 75 milímetros, para ocho minutos de gloria de principio a fin, potentes y contundentes, con todo tipo de artificios reglados «al estilo del norte».

Alonso y los suyos presentaron una mascletà de fuerza, con figuras aéreas y ritmo cadenciado que arrancó dinámica y terminó apoteósica.

SU PRIMERA VEZ

Era la primera vez que Pibierzo concursaba en Castellón. Jorge Martí, ponente de Fuegos de la Junta de Festes, explicó que «hay que seleccionar cada año pirotecnias de fuera para hacer la Magdalena más internacional; este año se ha apostado por Pibierzo, de las mejores nacionales». Y Alonso llegó a la Magdalena, vio, venció... y convenció al respetable, «muy exigente», dijo.

La de ayer fue una mascletà clásica con toques modernos y efectos digitales, que empezó, puntual, con un homenaje a la bandera de Castellón, con retenciones terrestres que se elevaban en verde, amarillo y rojo, y cinco bombardeos, de menor a mayor intensidad, en un crescendo apoteósico con chicharras y serpentinas hacia el cielo. Dieron paso, entonces a un corpus de mascletà tradicional, con seis retenciones, las dos últimas dobles, en un ritmo a más con varios terremotos y bombardeos. «Hemos buscado una estructura clásica, pero adaptándola a Pibierzo», señaló Alonso, que saludó a las reinas, Estefanía y Berta; a la concejala de Fiestas, Sara Usó; y al presidente de la Junta, Juanvi Bellido, que encabezaron la delegación institucional que ayer vivió la primera caravana de las gaiatas, collas y bandas de música.

Temas relacionados