Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tania Baños

A FONDO

Tania Baños

Aprovechar la oportunidad

Mientras en Onda y en Sagunt hacían los deberes, aquí antes las prioridades eran otras

La semana pasada recibimos la gran noticia de la instalación de la fábrica de baterías eléctricas de Volkswagen en Sagunt, que conllevará la creación de más de 3.000 puestos de trabajos directos. En la Vall vamos a aprovechar esta oportunidad, para lo que la construcción del puente de conexión entre los polígonos industriales de la Mezquita y Belcaire es vital.

¿Por qué es tan importante? Porque su construcción es el principal requisito al que nos obliga el Gobierno de España para poder desarrollar Belcaire C y así crear suelo industrial en el que puedan implantarse nuevas empresas. Ahora no disponemos de terrenos industriales en los que construir nuevas naves o ampliar las ya existentes. Este es un problema que había sido silenciado durante años y que este equipo de gobierno ha aflorado para buscar soluciones. Unas soluciones que están ya muy cerca.

Esta situación no es fruto de un día ni de dos. Ni tan siquiera de un año o de dos. Durante años el PP practicó la política del cortoplacismo, del pan para hoy y hambre para mañana, del esconder los problemas estructurales de la ciudad, del acomodamiento y del miedo a cambiar nada.

Eso instaló a la Vall en una parálisis permanente. En sus ocho años de gobierno no movieron un dedo para que la construcción del puente fuera adelante. ¡Recordemos que era y es condición indispensable para ampliar nuestros polígonos! Pero eso ni les preocupaba ni les ocupaba.

Y ahora el PP tiene la desfachatez de criticar que la Vall pierde el tren de Amazon y de la fábrica de baterías de Volkswagen. Mientras en Onda y en Sagunt hacían los deberes y avanzaban en el desarrollo de suelo industrial, aquí sus prioridades eran otras. Los grandes proyectos que hacen avanzar a una ciudad no se sacan adelante en un año, ni en dos, ni en tres. Para recoger los frutos hay que trabajar mucho y esperar. Por eso otros prefirieron centrarse en las siguientes elecciones y no en el futuro de la Vall y en el de las personas que vivirán en ella en las próximas décadas.

Sabíamos que el proceso administrativo no iba a ser largo ni sencillo. En nuestra primera legislatura nos dedicamos a poner orden en el Ayuntamiento, a reducir la deuda que habíamos heredado y a poner encima de la mesa las necesidades de nuestra ciudad. En 2019 pedí públicamente al president Ximo Puig ayuda para construir el puente, en vez de callar para no ponerlo en un aprieto. Se comprometió y, después de dos años de pandemia, estamos a punto de sacar a licitación las obras de construcción con la intención de que puedan empezar después del verano.

Mientras, hemos instalado cámaras de seguridad en el polígono de la Mezquita, donde hemos mejorado la red hidráulica y hemos asfaltado los viales principales. En Belcaire hemos facilitado la llegada de la fibra óptica, una demanda histórica de los empresarios. Y hemos trabajado codo con codo con el sector privado para la constitución de las EGM de los dos polígonos, que han agrupado a todas las empresas para seguir realizando mejoras en estas áreas industriales.

Volviendo a la gigafactoría de Volkswagen, el día en el que se produjo el anuncio ya contacté con el alcalde de Sagunt, Darío Moreno, para darle la enhorabuena, mostrar mi predisposición a colaborar y que los vecinos y vecinas de la Vall puedan trabajar en la planta. El año pasado ya iniciamos una relación con el Ayuntamiento y Parc Sagunt (ahora Espais Econòmics Empresarials) para crear alianzas beneficiosas para ambos municipios. Seguimos.

Alcaldesa de la Vall d’Uixó

Compartir el artículo

stats